Frigoríficos no frost ¿cuáles son sus ventajas?

3 octubre, 2019
ConsejosInspiración

Tener un frigorífico de calidad y que conserve tus alimentos a la perfección es fundamental. El frigorífico es, casi con seguridad, el centro de la cocina. Seguro que en miles de ocasiones has oído hablar de los frigoríficos no frost o, directamente, has probado uno de ellos. Muchos hogares han ido incorporando esta clase de frigoríficos no frost por sus múltiples ventajas pero, ¿cuáles son, exactamente?

¿Cómo funciona un frigorífico no frost?

Las características de los frigoríficos dependen de muchos factores: el número de puertas, la eficiencia energética, el tamaño, el sistema de congelación de los alimentos… Dentro de todas estas características están los modelos no frost. Un frigorífico no frost es, básicamente, uno que no hace escarcha ni en el congelador ni en el refrigerador.

Para saber cómo lo consigue hay que conocer su modo de funcionamiento y, para eso, es esencial conocer las distintas manera de enfriar que tienen los frigoríficos. 

Modelos cíclicos

Son los más tradicionales, un motor enfría los gases internos creando un frío húmedo que se reparte por el refrigerador y el congelador hasta conseguir la temperatura deseada, después el proceso se detiene. De esta manera se generan unas gotas de agua que se van pegando por las paredes y las bandejas del electrodoméstico y eso produce, después de un tiempo, una escarcha difícil de eliminar. 

Algunos de estos modelos cuentan con ventiladores que ayudan a repartir el frío por el interior del frigorífico y consiguen que todos los alimentos se conserven en condiciones óptimas independientemente de dónde se coloquen.

Modelos no frost

Por el contrario, los modelos no frost no generan escarcha. En ellos el congelador genera un frío seco que se reparte por el resto de compartimentos del frigorífico. A su vez, cuentan con un ventilador que funciona constantemente repartiendo el frío de manera uniforme a todos los rincones mientras que el evaporador evita que se condense la humedad y se genere la escarcha.

frigoríficos no frost

De esta manera, a la vez que se evita la escarcha, se evita la aparición de moho y humedad en el interior con lo que se reducen un buen número de malos olores en la cocina y, sobre todo, se evita el engorro de descongelar la nevera dos veces al año.

Actualmente existen frigoríficos, los del tipo frost free, que combina ambas tecnologías para que se mantenga la humedad óptima del refrigerador que dan los modelos cíclicos y el control de la escarcha y el moho que dan los no frost. Generalmente la parte en la que se usa el no frost es el congelador mientras que en la parte superior se mantiene una temperatura que alarga la vida de los alimentos pero con la cantidad de humedad suficiente.

Ventajas de un frigorífico no frost

Las ventajas de este tipo de frigoríficos no frost no se reducen a que no haga escarcha, son muchas más.

Este sistema de enfriado permite que los alimentos se conserven mucho más tiempo y en mejores condiciones, conservando siempre el aspecto y las propiedades que tenían cuando los compraste. La velocidad de enfriado es mayor, lo que también influye en que tus carnes y pescados tarden menos en congelarse manteniendo el sabor del primer día.

Como el ventilador funciona todo el tiempo, mantienen mejor la diferencia entre la temperatura exterior y la interior y tu refrigerador no perderá temperatura aunque abras la puerta cada cinco minutos, si bien no es lo más aconsejable.

En este tipo de frigoríficos se pueden seleccionar las temperaturas de cada compartimento de manera más precisa. Así, tanto el refrigerador como el congelador pueden tener la temperatura óptima para cada tipo de alimentos. También permite una mayor versatilidad en la distribución de espacios. Puedes tener una parte para bebidas, otra para carnes, otra para pescados y otra para que la fruta se mantenga como recién cogida.

frigoríficos no frost

La capacidad de almacenamiento también es mayor y, aunque existen muchos tamaños, suelen aprovechar mejor el espacio de los compartimentos y, sobre todo, son una opción muy buena si tu cocina no es muy grande y necesitas electrodomésticos integrables.

Pero aunque estos electrodomésticos te faciliten la tarea, tienes que tener muy claro cuál es la mejor manera de ordenar tus alimentos en el frigorífico para aprovechar al máximo todo su potencial. 

Por último, nunca está de más recordar que la práctica totalidad de los frigoríficos no frost tienen etiqueta energética A, lo que nos va a permitir un mejor uso de la electricidad en nuestro hogar y un ahorro mensual nada despreciable.

Recuerda…

Pero, a pesar de todas estas ventajas de los frigoríficos no frost hay un par de cosas que no puedes dejar de tener en cuenta.

El hecho de que no generen escarcha no significa que no tengan que limpiarse para prevenir cosas como la contaminación cruzada en los alimentos. Así que recuerda limpiar el frigorífico a fondo cada cierto tiempo porque es un almacén para los alimentos que vas a consumir y, por eso, tiene que estar como los chorros del oro. 

El frío seco puede resecar el ambiente del frigorífico y los alimentos pueden deshidratarse: pero esto tiene una solución muy fácil. Guarda todos los alimentos que metas en el refrigerador en recipientes cerrados o, sencillamente, envuélvelos en papel film. De ese modo conservan su aspecto delicioso durante más tiempo. 

El caso de los frigoríficos no frost es uno de los casos más claros de que, apostar por los avances tecnológicos, no sólo es una apuesta por la innovación sino que es una manera excelente de poder aprovechar mejor tu tiempo libre y de tener mejor calidad de vida.

Hazte con un frigorífico no frost y conserva intactos tus alimentos todo el tiempo que necesites. 

America Europe Asia and Middle East Africa Oceania Worldwide
Indicate in which country or region you are to see specific content. X