Rendimiento del horno: sácale el máximo partido cuidándolo

Obtener el mayor rendimiento del horno en casa pasa, inexcusablemente, por cuidarlo a fondo. Se trata de uno de los electrodomésticos más utilizados por su versatilidad. Con él puedes elaborar desde un pan sencillo hasta una compleja receta de carne. Si eres un amante de la cocina tienes que sacar el máximo partido a tu horno, así que te vamos a dar consejos fundamentales para tenerlo en perfecto estado.

Sacar el máximo rendimiento al horno

Usar el horno, sin importar el que tengas en tu casa, requiere de un cierto proceso de aprendizaje. Necesitas tomarte tu tiempo y probar recetas sencillas para ir tomando la medida al electrodoméstico, tanto en temperatura y tiempos de cocción como en el uso de los accesorios.

Una buena idea para que este proceso no te resulte frustrante es empezar por recetas sencillas y rápidas. Las galletas, por ejemplo, son un buen comienzo para tomarle la medida a tu horno. Con unas pocas hornadas sabrás la velocidad a la que calienta, cuánto tiempo tarda en finalizar la cocción y dónde están los puntos calientes del horno.

sacar-rendimiento-horno

Es importante que pre-calientes el horno siguiendo las indicaciones de la receta, ya que estos aparatos tardan un tiempo en alcanzar la temperatura indicada en todo el cubículo. Un aspecto importante y al que muchas veces no prestamos la suficiente atención.

Déjalo calentando durante un mínimo de 15 minutos a la temperatura que la receta necesite. La idea detrás de este proceso es conseguir repartir el calor de forma homogénea antes de introducir la comida y lograr así un cocinado uniforme.

Otro aspecto a tener en cuenta, sobre todo si tu horno es un modelo con varias funciones, es elegir siempre la más adecuada al tipo de receta e ingrediente principal. Elaborar un pescado al horno no es igual que preparar un rosbif. Una temperatura muy alta hará que seques el pescado o incluso lo quemes. Por su parte, una baja, en el caso de la carne, hará que el centro del producto permanezca crudo.

Por descontado, una condición para mantener un buen rendimiento de tu electrodoméstico es no abrir cada poco la puerta. La razón es muy simple: harás que parte del calor se pierda y trabaje para compensarlo. No solo estarás alargando la cocción, sino que malgastarás energía sin darte cuenta.

asado perfecto horno

Por último, es importante limpiarlo después de realizar cada receta y siempre en frío. El objetivo es que lo dejes listo para la próxima receta, manteniéndolo así en las mejores condiciones posibles y alargando su vida útil. De esta forma, tendrás un horno que te permitirá elaborar incontables platos y que siempre estará preparado para cualquier nueva idea que quieras probar. Si tienes un horno pirolítico, o incluso con alguna función extra de auto-limpieza, este paso apenas te llevará unos minutos.


¿Cómo conseguir que tu horno dure más tiempo?

Sin duda, la fórmula para conseguir que tu horno siga funcionando es realizar un buen mantenimiento. Los electrodomésticos bien cuidados alargan su vida útil mucho tiempo.

Para empezar, cuida la puerta del electrodoméstico, ya que es la que garantiza que la mayor parte del calor no se pierda. La clave pasa por evitar productos abrasivos tanto para limpiar el cristal, como para las gomas que mantienen estanco el interior.

También es muy útil que limpies los accesorios del mismo, en especial los que utilizas para cocinar en el interior. Estos están sujetos a unas condiciones exigentes de calor, por lo que no puedes permitirte un mal mantenimiento. Además, utiliza siempre aquellos que estén diseñados para soportar altas temperaturas. De no hacerlo acabarás por enfrentarte a sorpresas desagradables.

sistemas de limpieza horno

También tendrás que limpiar el exterior para evitar que la suciedad inutilice los mandos del horno y para garantizar que los indicadores impresos se mantengan visibles durante el mayor tiempo posible. Tu gran problema en este aspecto será la grasa, puesto que si no la quitas rápidamente se quedará pegada a las superficies externas e internas del electrodoméstico. Y esto también genera otro clásico: los malos olores.

Además, tras cada uso, es recomendable realizar una limpieza a fondo de manera periódica. Esta te permitirá, por un lado, conocer el estado en el que se encuentra el electrodoméstico y tomar las medidas adecuadas en caso de que sea necesario antes de que se convierta en un mal mayor.

Por otro lado, estarás eliminando los restos de suciedad persistentes, aquellos que hayan sobrevivido a limpiezas menos profundas. Estos pueden acabar por afectar negativamente tanto a tus recetas como al electrodoméstico en sí.

Qué productos de limpieza utilizar

Te aconsejamos encarecidamente no limpiar con productos abrasivos que puedan dañar el esmalte o la puerta de cierre, afectando así al rendimiento del horno. Asegúrate además, antes de comprar y aplicar los productos, de leer la etiqueta del producto para comprobar si es apto para tu horno.

Una buena manera de retirar la grasa es emplear productos naturales que seguramente tengas a mano, como son el bicarbonato y el vinagre. Echa una fina capa de bicarbonato en la superficie a limpiar, añade vinagre y déjalo actuar unos minutos. Un remedio que puedes utilizar perfectamente en las bandejas y rejillas, siempre con cuidado de no rayar la superficie, ayudándote para esto de un paño húmedo o bayeta para retirarlo.

En definitiva, el rendimiento del horno puede ser siempre alto si sabes qué medidas tomar. Algunos trucos logran mejorar su desempeño y sobre todo su vida útil en las mejores condiciones, pero no olvides limpiarlo después de utilizarlo, así como de hacerlo en profundidad cada cierto tiempo para sacarle el máximo partido a tus recetas.

America Europe Asia and Middle East Africa Oceania Worldwide
Indicate in which country or region you are to see specific content. X