Una cocina de estilo nórdico para mayor sensación de orden y limpieza

6 septiembre, 2018

La moda nos ha traído un uso elegante, funcional y confortable que viene directamente de los países escandinavos. Sus muebles, sus espacios, sus composiciones… se han convertido en tendencia. Así es en el caso de la cocina estilo nórdico. Trae consigo los colores claros, el minimalismo, la madera y un concepto muy especial del uso del espacio.

Orden y limpieza en la cocina

Estas estancias que nos llegan de los países nórdicos reflejan cómo concibe el espacio una mente escandinava. Suelen realizar composiciones que consiguen conciliar las distintas habitaciones, a la vez que se dota a la cocina de un ambiente cálido y encantador.

Estas cualidades que tanto admiramos desde hace unos años, resulta de conseguir equilibrar dos cuestiones esenciales: funcionalidad y sencillez. No olvidemos que la cocina nórdica debe resultar práctica y la protagonista de la casa.

Una cocina escandinava parece estar siempre limpia y en orden. Aquí la luz tiene una importancia ilimitada. Los ambientes deben resultar luminosos, de líneas sencillas y con pocos artilugios y elementos decorativos.

Sin embargo, y a pesar de todo ello, se consiguen unos escenarios realmente inspiradores. Se trata de una estancia acogedora, donde se puede dar rienda suelta a la brillantez de los cocineros de la casa.

Ya hemos comentado, y debemos dejarlo claro: hablamos de un espacio luminoso, donde predomina el color blanco. Este hecho hace que este estilo le vaya como anillo al dedo a las cocinas pequeñas.

Eso no quiere decir que, aunque en las menos espaciosas se aproveche hasta el último milímetro, no resulten igual de atractivas las cocinas nórdicas de concepto abierto. Este aspecto se potencia con las ventanas al aire, sin cortinas ni estores, para aprovechar al máximo la luz natural.

Todas estas cuestiones y esos pequeños detalles contribuyen a que la sensación de orden y limpieza en la cocina escandinava resulte muy potenciada. Es una cuestión también de materiales.

Los materiales de la cocina nórdica

El concepto de cocina de los escandinavos es muy variado. Consiguen distintos ambientes y estilos, en función de los materiales que combinan. Es cierto que uno de los aspectos más particulares de estas estancias se encuentra en la utilización de elementos naturales, muy presentes a la hora de proyectar una cocina de estilo nórdico.

Jardines verticales, plantas aromáticas, cultivos caseros… refuerzan esta visión con el uso de materiales que potencian el medio rural. Tal vez por ello, la madera es uno de los materiales más empleados. Sin embargo se realiza de una manera muy delicada y se prefieren acabados en tonalidades claras.

Aunque la combinación del color blanco y los acabados en madera, la cocina escandinava no se cierra a otras fórmulas que producen un enorme efecto gracias al estilo. Es el caso de combinar blanco y negro, usar acabados en acero o formas geométricas.

Las paredes tienen mucho que decir

Cada elemento de una casa del norte de Europa habrá sido escogido con un cuidado exquisito. La cocina no es una excepción. Son especialistas en consumar las concepciones más minimalistas. Eso hace que cada habitación tenga los muebles imprescindibles y sean parcas en accesorios.

Esto no quiere decir que una cocina del los estados del norte de Europa evite la decoración. Los muros blanco es impolutos serán salpicados con bastantes detalles. Conseguirán que el exceso de pureza se transforme en el origen del aspecto ordenado y limpio.

Aunque el blanco es la estrella, existen otras tácticas para decorar las paredes de estas cocinas. Está extendida la utilización de papel pintado con motivos geométricos o colores muy suaves. Este tratamiento de las paredes dará un poco de carácter a la estancia.

El uso de accesorios para matizar la cocina nórdica

Se acepta que el exceso de blanco no tiene por qué ir con el carácter de todo el mundo. De todos modos, eso no te impedirá que tu cocina luzca una estupenda estética escandinava. Colorea, sustituye los muebles de madera blanca por tonos más oscuros.

Se admiten también las tonalidades más claras, incluso una escala de grises. Todo con tal de conservar una ambientación que se conseguirá con muebles funcionales de vivos colores o con objetos de colores contundentes para una lámpara. Al fin y al cabo estamos moviéndonos en un estilo que se caracteriza por la versatilidad. Resultará relativamente sencillo conseguir aquellos matices que te permitan proyectar tu cocina nórdica especial, esa que lleva tu sello diferenciador y parte de tu personalidad.

Recomponiendo la información

La cocina se ha convertido últimamente en una de las estancias con más notoriedad de la casa. Ya no se la ve como una zona de trabajo. Se la trata como un punto donde encontrarse y también como el escenario para crear una buena cantidad de eventos. Todo esto no es más que profundizar en el carácter acogedor del estilo escandinavo. Ha llegado la hora de diseñar tu propia cocina estilo nórdico. ¿Te atreves?

Indicate in which country or region you are to see specific content. X