¿Cómo arreglar un grifo de cocina que gotea?

Un grifo de cocina que gotea durante todo el día supone un desperdicio de 30 l de agua a lo largo del día. Este desperdicio puede ser perfectamente asumible para tu economía pero el medio ambiente le viene regular nada más. Saber cómo arreglar un grifo de cocina que gotea es poder ponerle fin a este derroche y al ruidillo ese continuo que escucharás por las noches si tienes insomnio.

Razones por la que un grifo gotea

agua gran aliado

Existen dos razones fundamentales por las que un grifo puede gotear: deterioro de los materiales (algo anda suelto) o suciedad. En los grifos antiguos el goteo se suele producir por deterioro de las juntas del grifo, en los modernos por la acumulación de cal en el cartucho cerámico. Ambos problemas, provocan que no se impida del todo el paso del agua.

Tanto en el caso del deterioro como en el caso de acumulación de cal son problemas progresivos que. si no se solucionan, irán a más. De modo que lo mejor es ponerse manos a la obra y solucionar el problema paso a paso.

Arreglar el grifo

Es importante, a la hora de saber cómo arreglar un grifo de cocina que gotea, es saber qué tipo de grifo es. No va a ser lo mismo desmontar un grifo monomando que uno bimando o uno de junta individual. La diferencia principal va a estar en el número de piezas que te vas a encontrar, el proceso de desmontaje es común a todos.

Grifo slaiendo agua

Cierra primero la llave de paso, vamos a trabajar con agua y no queremos derrames. Una vez hecho esto, retira el embellecedor del grifo y, dependiendo del modelo, necesitarás un destornillador o una llave allen.

Después, hay que extraer el cuerpo o el cartucho del grifo y comprobar dónde está el fallo. Al desmontar el grifo vamos a acceder a la junta que puede estar sucia o deteriorada. Si está sucia, solo habrá que limpiarla con los productos apropiados y volverla a instalar.

Si está deteriorada tendremos que sustituirla. Para cualquier tipo de juntas existen recambios en la ferretería pero hay que asegurarse de que el diámetro de la junta es el mismo, para ello lo más seguro es llevar contigo la junta cuando vayas a comprar el repuesto.

grifo monomando

Después de esto, solo hay que montar el grifo asegurándose bien de que está perfectamente montado, porque un mal montaje puede provocar más goteos y pérdidas y, a la larga, que tengas que cambiar el grifo. Después de montar el grifo, volvemos a abrir la llave de paso y comprobamos que no hay fugas y que el goteo ya se ha reparado.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X