Seleccionar página

10 manchas difíciles y cómo acabar con ellas

Cualquier tipo de mancha se puede quitar siempre que actúes a tiempo y sigas unas indicaciones. No tienes que renunciar a tus prendas favoritas cuando puedes dejarlas impecables con muy poco esfuerzo, en especial, las que tienen fama de ser las más complicadas y también las más habituales. ¿Sabes cómo quitar estas manchas?

 

1- Vino

Una mancha de vino es de lo más común, sobre todo en esas cenas que se alargan hasta bien entrada la noche. Para acabar con ella sólo tienes que emplear un poco de tiempo y no dejar que se seque mucho.

Basta con remojar la prenda en agua caliente con vinagre, con unos minutos antes de meterla en la lavadora debería bastar. También puedes aplicar un poco de agua con gas sobre la mancha y dejar que actúe, un remedio bastante habitual en los restaurantes.

2- Tinta

Las manchas de tinta son de las más difíciles de quitar pero seguro que en tu casa tienes el remedio casero que te va a ayudar a acabar con ella: la leche.

Sumerge la prenda en un poco de leche antes de meterla en la lavadora y verás que queda como nueva. Es un remedio casero y puede que tarde un poco pero es eficaz y no tienes que recurrir a productos químicos que, a la larga, pueden deteriorarla.

Es importante que, a la hora de lavar la prenda en la lavadora, tengas claro cuál es el programa que más te conviene para eliminar la tinta y la leche.

3- Ketchup y salsa de tomate

Este consejo es valioso para todos los que tienen niños. A los niños les encanta la salsa de tomate y el ketchup, pero acaban perdidos y las manchas no salen tan fácilmente.

Para quitarlas lo mejor es usar una solución de agua y vinagre. Si la ropa está muy manchada lo mejor es meterla entera y frotarla un poco. Si hay pocas manchas, puedes optar por mojar un cepillo de dientes en la solución y frotarlas. Ya verás cómo salen al instante.

4- Barro

Para runners, ciclistas, deportistas en general y, nuevamente, para los padres. Quitar las manchas de barro es algo con lo que tienen que lidiar cada semana.

Aquí lo mejor es dejar que el barro se seque y frotarlo con un cepillo, después puedes optar por dos métodos: hacer una pasta con agua y detergente y extenderla sobre la mancha o bien frotar la mancha con una solución de 1 taza de vinagre y 1 taza de agua.

Deja esta mezcla actuar unos minutos, enjuagar y meterla en la lavadora. Lo peor de las manchas de barro es que se pueden acumular impurezas en el filtro, pero tampoco es muy difícil limpiarlo.

5- Café

Otra de las manchas más usuales. Mucho más en el primer café de la mañana, pero lo más grave que puede pasar es que salgas de casa con la mancha porque no te has dado cuenta.

Para quitar las manchas de café lo mejor es el zumo de limón. Frota la mancha con un poco de este zumo o, si es muy grande, métela entera en agua con el zumo de un limón.

6- Césped

En el caso del césped, la cosa es mucho más fácil porque no tienes que usar ningún producto. Sólo tienes que dejar la prenda en remojo unos 20 min y luego meterla en la lavadora con el resto de la colada. Saldrá totalmente.

7- Sangre

Para quitar las manchas de sangre de la ropa lo mejor es usar agua bien fría. Usa agua con hielo o agua del frigorífico, lo importante es que esté muy fría. Mete toda la prenda en agua fría y échale un poco de agua oxigenada.

Asegúrate de que el agua oxigenada no decolora tu ropa ni la deteriora. Deja la prenda en la mezcla unos minutos y métela luego en la lavadora.

tipos programas lavadora

8- Aceite

Para limpiar las manchas de aceite hay varios trucos. Puedes sumergir la prenda en agua con desengrasante de cocina, o aplicar el desengrasante directamente sobre la mancha y dejar que actúe unos minutos.

También puedes optar por usar polvos como el talco o la maicena para que vayan absorbiendo poco a poco el aceite. En cualquier caso, la clave aquí es actuar antes de que el aceite se seque.

9- Sudor

No nos referimos al sudor de cada día sino al que, poco a poco, se acumula en las prendas. En la ropa blanca se suele manifestar en forma de manchas amarillas.

Si la lejía no consigue eliminarlas, prueba a aplicar a la mancha un poco de agua oxigenada y a dejar que actúe unos minutos. Después de esto, mete la prenda directamente en la lavadora.

10- Cerveza

Lo más importante es actuar rápido y aplicar una mezcla de 2 tazas de vinagre y ¼ de agua bien fría. A medida que frotes la mancha se irá reblandeciendo hasta desaparecer.

Es posible que tu lavadora pueda con todas estas manchas pero, si no lo hace, nunca está de más probar con estos trucos que harán que tenga que trabajar un poquito menos para que tu ropa esté impecable.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X