Seleccionar página

Trucos para limpiar una olla quemada

Cocinar a veces tiene pequeños contratiempos y que se te pegue la comida es uno de ellos. Sobre todo si haces caramelo, si derrites chocolate, etc. Por eso te queremos echar una mano y contarte cómo limpiar una olla quemada.

1. Los peligros del estropajo

El estropajo puede ahorrarte una buena cantidad de trabajo pero tienes que tener cuidado con ellos porque, a la larga, pueden estropear tus ollas y sartenes. Sobre todo si están recubiertos de una capa antiadherente.

Para frotar menos reblandece antes el fondo con agua caliente y luego, si decides usarlo, frota ligeramente para que no se ralle el fondo. Si en vez de estropajo, la suciedad sale con una esponja, úsala antes.

2. Agua y sal

sal para limpiar

Tan sencillo como echar dos dedos de agua en la olla pegada y dos cucharadas de sal y dejar actuar unos 30 minutos. Una vez que hayan pasado frota ligeramente.

Si se quita, problema solucionado pero, si no lo hace del todo, puedes probar a llevar a ebullición la misma cantidad de agua y sal y frotar cuando se haya enfriado.

3. Bicarbonato para cualquier mancha

Si estás empezando ahora a cocinar, este consejo es uno de los mejores: ten siempre bicarbonato de sodio a mano. El bicarbonato sirve para quitar cualquier mancha y, mezclado con agua, también quita la suciedad incrustada.

Usa una solución de una cucharada de bicarbonato por cada medio litro de agua y llévala a ebullición, remueve mientras hierve y déjalo un poco más. Cuando se enfríe, rasca la suciedad.

bicarbonato quitar manchas

4. Que no falte el vinagre  

Otro limpiador casero universal es el vinagre, vale para electrodomésticos, ropa y también para ollas y sartenes con suciedad imposible de desincrustar.

Como con el bicarbonato, sólo hay que cubrir el fondo de vinagre y calentarlo hasta que hierva y se consuma. Usa la campana para evitar el olor. Después sólo hay que esperar a que se enfríe y raspar la superficie.

5. Vuelve a probar con jabón

jabón quitar manchas

Aunque parezca que no te ha funcionado, puedes volver a probar el jabón, sólo tienes que mezclarlo con agua y calentarlo a fuego medio hasta que hierva. 

Déjalo un rato en ebullición y luego, cuando se haya enfriado, frota ligeramente. Puedes repetir el proceso o aplicar más tiempo si fuera necesario, lo importante es que se caliente progresivamente.

6. Un refresco como último recurso

Sí, funciona, pero prueba antes todos los demás remedios que te hemos dado. El refresco funciona como el bicarbonato, es un producto ácido y esa acidez, junto con el calor, ayuda a despegar la grasa incrustada y te hará quitarla más fácilmente.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X