Seleccionar página

¿Para qué sirve la sal del lavavajillas?

La sal del lavavajillas es un complemento perfecto para evitar averías. Es cierto que es mucho más eficaz en zonas con mayor dureza del agua pero, en cualquier caso, es muy útil si lo que queremos es que el electrodoméstico trabaje mejor. 

¿Cuál es su función principal?

La principal función de la sal es ayudar con la cal del lavavajillas. Todos los lavavajillas tienen un descalcificador interno que ayuda a suavizar la dureza del agua, pero la sal también ayuda en esta tarea.

El descalcificador ayuda a evitar el exceso de cal en el agua, la cal provoca que la vajilla salga con manchas blancas y, a la larga, puede hacer que un electrodoméstico se estropee.

lavavajillas no desagua

En las zonas con agua blanda o media, el descalcificador es suficiente para controlar la cal pero, no está de más, echarle sal de vez en cuando porque ayuda a regenerarlo. 

En las zonas con agua dura, la sal del lavavajillas es esencial. Ayuda a reblandecer el agua y con esto se consigue que la vajilla salga impecable y que el descalcificador no trabaje en exceso. 

Para conocer la dureza del agua de tu zona, lo mejor es que llames a tu proveedor de agua corriente que te informará con todo detalle.

¿Qué pasa si no la uso?

lavavajillas no desagua

Como te hemos dicho, sólo en zonas con una dureza alta o extrema del agua es necesario el uso de sal complementaria para evitar el mal funcionamiento del electrodoméstico o diversas averías. 

En zonas en las que la concentración de cal en el agua es menor de 16 mg/l, no es necesario el uso de sal porque el descalcificador ya hace su trabajo sin demasiado esfuerzo.

En las zonas con dureza intermedia, a la larga puedes tener problemas, por lo que, la mejor opción, será usarla de vez en cuando o bien en el depósito o como pastillas.

¿Cómo pongo la sal en el lavavajillas?

Es importante poner la sal antes de usar el lavavajillas porque si la pones después, se puede generar corrosión con el tiempo. también es importante que la sal sea específica para lavavajillas pero, en este caso, es más por comodidad que por eficacia.

no-seca-lavavajillas

Para poner la sal sólo hay que consultar el manual para saber dónde está el depósito de la sal. una vez que lo hayamos localizado echamos la sal con un embudo.

Si es la primera vez que encendemos el lavavajillas, hay que echar antes de la sal un poco de agua en el depósito; si no es la primera vez, ya habrá agua en el mismo y es normal que rebose cuando echemos la sal.

Una vez que esté lleno, sólo tienes que poner a funcionar el lavavajillas. Si no necesitas hacerlo, es conveniente que pongas un ciclo de prelavado para eliminar los restos de sal que hayan podido quedar.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X