Seleccionar página

Cómo hacer que tu comida dure más en el frigorífico

30 marzo, 2020
InspiraciónConsejos

En días como estos aprovechar al máximo nuestros recursos es una necesidad. Hacer que nuestra comida dure más en el frigorífico es importante en estos momentos y siempre, para no malgastar recursos y seguir la premisa que tanto nos han repetido en casa, “la comida no se tira”. Además, hemos de intentar salir lo mínimo posible de casa por un bien común y particular, por lo que al hacer una compra para toda la semana, que no para tres meses, ayudamos a nuestra comunidad y a los que más queremos.

Lo cierto es que siguiendo algunas pautas básicas podemos hacer buen uso de cada alimento que tenemos en el frigorífico. Basta con una pequeña planificación y, sobre todo, con aprovechar un electrodoméstico tan importante para nuestro hogar.

Un primer vistazo a nuestro frigorífico

Normalmente cualquier frigorífico está colocado por orden de inmediatez. Es decir, aquellos alimentos de uso más frecuente se encuentran en la parte más próxima al exterior, mientras que los de uso menos frecuente se apelotonan detrás y corren peligro de ponerse malos sin usarse en su totalidad.

Tanto si vives solo como con más gente, tratad de guardar un orden para que los alimentos menos a la vista no queden en el olvido y, por lo tanto, inexorablemente sujetos a ponerse malos, a lo medio limón que se vuelve verde en neveras de solteros. Colocar los alimentos más voluminosos o altos al final de las baldas puede ser una solución para que contemples todos al primer golpe de vista.

La importancia de la limpieza

Interior de frigorífico Teka con cajones para la humedad vacíos

Una de las pautas más necesarias y que muchas veces pasamos por alto. Mantener la higiene y la limpieza en nuestro frigorífico ayudará a que este funcione a pleno rendimiento y prolongará su vida útil. Aunque los frigoríficos más modernos ya nos ahorran mucho tiempo en esta tarea gracias a la innovación, deberás mantener el exterior y el interior de tu frigorífico limpio debido al uso diario del electrodoméstico.

Limpieza a fondo

Es importante realizar una limpieza a fondo de vez en cuando. Desenchufa la nevera para ahorrar energía mientras limpias su interior más a fondo. Asegúrate de limpiar la parte trasera de polvo, con cuidado. En el caso del congelador, eliminar los restos de comida que hayan quedado depositados. Limpia también las juntas de las puertas para retirar polvo y suciedad. Muy importante es que repases también las juntas de goma para que sigan cumpliendo su función. Utiliza siempre productos no abrasivos para no dañar el frigorífico.

Limpieza de mantenimiento

Cajones, baldas… acumulan con frecuencia los restos de comida e incluso de líquidos que hayan podido derramarse. Es importante por higiene de nuestros alimentos y para que el frigorífico funcione correctamente que mantengamos una rutina de limpieza de estos elementos. No tengas miedo de extraerlos para su limpieza, siguiendo siempre las recomendaciones del fabricante.

Innovación para tu día a día

Interior de frigorífico Teka blanco con las puertas cerradas

Muchos de los frigoríficos modernos incluyen sistemas anti-bacterianos que neutralizan además los malos olores. También los sistemas no-frost, cada vez más eficientes, han acabado con la pesadilla de limpiar un congelador que parecía la Antártida en la expedición de Amundsen.

Restos de comida y comida ya cocinada

Tanto si guardas los restos de comidas del día como si cocinas con antelación, es importante que almacenes estos alimentos de la forma correcta. Sólo has de seguir algunos pasos básicos:

Temperatura correcta

No introduzcas la comida en el frigorífico inmediatamente después de cocinarla, obligarás a tu frigorífico a hacer un sobre esfuerzo energético y otros alimentos pueden verse perjudicados. Es necesario que esté al menos templada pero tampoco dejes que pasen horas hasta almacenarla. Dos horas después de cocinarla es una media de tiempo adecuada para refrigerarla.

Termostato de frigorífico Teka

Puedes acelerar este proceso dividiendo la comida en varios recipientes más pequeños. Cuanto más pequeñas sean las porciones, antes se enfriará.

Recipientes y envasado

Tanto si son restos de cenas deliciosas como si has cocinado para el resto de la semana, has de almacenarlo correctamente si quieres que dure más la comida. Utiliza bolsas herméticas o recipientes, preferiblemente de cristal, con tapa. Conservarás y el olor o sabor de la comida no contaminará otros alimentos, al igual que posibles bacterias. Si envuelves la comida en plástico protector o la meter en un recipiente, lograrás también que dure más tiempo al no estar tan directamente en contacto con el aire.

En cualquier caso, este tipo de alimentos deben ser consumidos como máximo en tres días, cuatro a lo sumo dependiendo del tipo de guiso. Aunque no percibas por olor o sabor más inmediato que estén malos, es probable que ya no sea saludable su consumo. Planifica bien cuándo comerlo y cede un poco a tus apetencias: quizá la crema de espinacas que cocinaste hace dos días no te seduzca demasiado para comer hoy pero haz un pequeño esfuerzo, que no te quedó nada mal.

¿En qué balda conservar cada alimento?

interior de frigorífico Teka con sistema PST Fresh con plátanos berenjenas y mostaza

Los espacios dentro de nuestro frigorífico están diseñados para conservar los alimentos en las mejores condiciones y que dure más la comida. Pero nosotros tenemos que echarles un cable para que funcionen de manera eficiente. Regula la temperatura según las instrucciones y disponte a colocar cada tipo de alimento según unas recomendaciones básicas:

Si te fijas bien, muchos de los compartimentos y cajones de tu nevera tienen dibujos que indican cuáles son los alimentos más apropiados para guardar en esas zonas. No obstante, hay unas directrices comunes que pueden ayudarte a aprovechar cada rincón para que tu comida se mantenga fresca durante estos días:

Baldas medias y superiores:

Generalmente colocamos aquí los alimentos que requieren menos frío, pero también aquellos que necesitan una temperatura constante, curiosamente, como los restos cocinados de comida a los que hacíamos mención. Yogures, otros lácteos derivados, mermeladas, etc. han de colocarse en estas baldas.

Baldas bajas

Carnes y pescados, así como fiambres, encuentran aquí su mejor zona de conservación, o como ese gran invento del ser humano, objetivamente, que es el queso.

Cajones inferiores

mejores frigoríficos combi

Desde que éramos pequeños hemos visto el cajón de la verdura y la fruta en la parte baja de los frigoríficos, y no es casualidad. Es la parte más fría y donde mejor se conservan por lo tanto los alimentos frescos de ese tipo. Los frigoríficos modernos incluyen sistemas que prolongan la vida de estos alimentos con una mejora de las condiciones de la humedad y conservando mejor su sabor y nutrientes.

Dada la situación actual en la que nos encontramos, te recomendamos lavar la fruta y la verdura antes de su consumo. En primer lugar, lávate las manos con jabón antes de manipular los alimentos. En el caso de la verdura y la fruta, lava bajo el grifo las hojas, frutas, etc. Si optas por dejar las piezas en remojo, es necesario que las aclares después. Vale más ser concienzudo en muchas ocasiones que usar desinfectantes.

Puertas

Las estanterías de las puertas son útiles para aquellos alimentos que necesitan menos calor dentro de su refrigerio. Las bebidas o los huevos, mantequillas, encurtidos abiertos o similares aguantan perfectamente en esta zona sin problema.

Cada paso es importante para no desperdiciar comida

Cuando estés en el mercado o supermercado, recuerda mirar detenidamente la fecha de caducidad de los alimentos. Así tendrás una orientación de cuándo es preferible su consumo.

Trata de planificar en la medida de lo posibles qué vas a comer y cenar cada día. No significa que tengas que seguirlo al pie de la letra o no puedas saltártelo algún día. Pero te ayudará a la hora de aprovechar todo lo que has comprado y tu bolsillo y el planeta lo agradecen.

recetas batch cooking

Acostúmbrate a hacer una lista de la compra que puedas rellenar cada vez que eches en falta algún alimento. Ahorrarás dinero y tiempo, sin tener que salir innecesariamente para hacer compras sueltas.

Pequeños consejos que podemos aplicar a este estado de excepción pero que debemos tener en cuenta siempre para un consumo responsable. Habituarnos a seguir estas pautas para que dure más la comida no nos costará mucho y haremos un favor al planeta y a nuestro hogar.

America Europe Asia and Middle East Africa Oceania Worldwide
Indicate in which country or region you are to see specific content. X