Seleccionar página

¿Cómo afecta la dureza del agua a un termo eléctrico?

Elegimos nuestros electrodomésticos teniendo en cuenta muchos factores: el precio, la capacidad, las dimensiones, la potencia, etc. Pero es habitual olvidarnos de los factores ambientales. Las horas de sol que hay en la zona en la que vivimos o la dureza del agua son agentes a tener en cuenta a la hora de comprar los electrodomésticos. 

No debemos olvidar que la lavadora, el lavavajillas, el termo eléctrico o el fregadero dependen del agua para su uso. Así que hay que tener en cuenta siempre la calidad de la misma.

¿Qué es la dureza del agua?

Respuesta corta: la concentración de minerales disueltos en el agua corriente. Pero vamos a desarrollar un poco más este concepto para ver cómo afecta a un termo eléctrico y qué podemos hacer para evitarlo.

Cuando encontramos una alta concentración de minerales en el agua decimos que es un agua dura. Por el contrario, un agua será blanda cuando haya poca concentración.

dureza agua termos

Existe una escala, la escala Merck, que clasifica la dureza del agua según los miligramos de carbonato cálcico presentes en cada litro de agua. Así serían aguas muy blandas las que tengan menos de 80 mg/l de carbonato cálcico; aguas blandas las que tengan de 80 a 149 mg/l; semiduras de 150 a 329 mg/l; duras las que tengan de 330 a 549 mg/l y muy duras las que presenten más de 500 mg/l.

La dureza del agua depende exclusivamente de la zona en la que se viva y no se puede hacer nada para alterarla, si bien hay algunas durezas que son temporales y se pueden modificar, pero son minoritarias.

En términos de consumo humano la dureza del agua no influye en la salud pero sí que puede alterar el sabor de la misma. En lo que sí incide es en nuestros electrodomésticos y tuberías, haciendo que aparezca la cal más rápido y, con ella, los problemas derivados de la misma.

¿Cómo afecta la cal a los termos eléctricos?

Cuando el agua es muy dura, como hemos dicho, contiene una elevada cantidad de cal. Esa cal se acumula en los electrodomésticos, grifos, fregaderos, etc. y acaba dañando los equipos.

El problema a la hora de ver cómo afecta la dureza del agua a un termo eléctrico es la temperatura. El agua en los termos está caliente y eso hace que la cal se deposite con mayor facilidad.

como-afecta-dureza-agua-termos

Para evitarlo, cuentan con una pieza que se llama ánodo de magnesio y que sirve para atraer la cal del agua y evitar que se deposite en las bombas y resistencias, lo que provocaría un mal funcionamiento del termo.

En las zonas de aguas duras, el ánodo trabajará mucho más y será necesario revisarlo más a menudo, de lo contrario, el termo pierde eficiencia porque necesita más temperatura para calentar el agua. Además, las bombas se pueden ver afectadas también y provocar que haya que cambiarlas con el tiempo.

¿Cómo combatir la aparición de la cal?

Además de elegir un termo adecuado a la zona en la que vivimos existen algunas cosas que puedes hacer para evitar que la cal acabe invadiendo tus electrodomésticos.

La primera y más importante es la revisión y el mantenimiento. Hay que vigilar el estado del ánodo de magnesio y cambiarlo cuando recomiende el fabricante.

Elegir el termo teniendo en cuenta todos los factores, desde los ambientales hasta nuestro uso del mismo. Además de una elección sensata, un uso responsable del mismo nos va a ayudar a prevenir la aparición de cal.

Como hemos dicho, no hay nada que evite la alta concentración de minerales en el agua de la región en la que vives, pero sí que puedes controlar cómo incide esa dureza del agua en tu termo eléctrico. 

Ten en cuenta que se estima que los termos en los que la cal se acumula necesitan un 60% más de energía para calentar el agua. Es decir, no sólo hablamos de un deterioro del termo sino de un gasto excesivo de energía y de dinero.

¿Qué tipo de termo elegir según la dureza del agua?

A la hora de elegir un termo, vamos a tener dos opciones principales. Una de ellas para zonas con agua dura y la otra para zonas con agua blanda.

Para las zonas con agua dura lo mejor es elegir un termo con resistencias de cerámica envainada. Aquí las resistencias no están en contacto con el agua, esto tiene el inconveniente de que el agua tarda más en calentarse, pero tiene la ventaja de que se deterioran menos.

También es importante que tenga ánodo de magnesio y que esté separado de las resistencias para facilitar el acceso y el recambio del mismo.

En las zonas de agua blanda lo ideal es hacerse con un termo de resistencias blindadas. Aquí las resistencias están en contacto directo con el agua, de este modo calientan más rápido y usan menos potencia.

Como ves, la dureza del agua es tan importante, en este caso, como la capacidad, la instalación o cualquier otro factor. De tu elección depende que tu termo sea más eficaz, que dure más y que tenga siempre el agua a la temperatura que tú deseas.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X