Seleccionar página

Estas son las prendas que no puedes meter en la secadora 

9 marzo, 2020
Uso

Una secadora te puede sacar de apuros, sobre todo si hablamos de una secadora A+++, pero, si no prestas atención a su funcionamiento y no lees las etiquetas de tus prendas, usar la secadora puede causarte algún que otro problema. 

Si quieres que todo vaya como la seda y que tu ropa esté lista tal y como quieres usarla, apunta nuestros consejos para evitar sorpresas. Estas son las prendas que no puedes meter en tu lavadora bajo ningún concepto.

1. Bañadores

No caigas en el error de pensar que los bañadores resisten las altas temperaturas. Es verdad que, en la playa o en la piscina, soportan mucho tiempo al sol sin apenas deteriorarse, pero otro asunto distinto es la temperatura que alcanzan las secadoras.

A dicha temperatura, el tejido con el que se hacen en su inmensa mayoría, el spandex, se puede deformar y acabar con la forma del bañador de un niño de tres años.

2. Medias y leotardos

tipos programas lavadora

Estas prendas están hechas con tejidos muy delicados y extremadamente finos. En la lavadora se recomienda que no se laven sueltos, sino que se compren unas redes especiales para meterlos. De lo contrario, corres el riesgo  de que se líen y se deshilachen.

Al usar la secadora las precauciones son aún mayores porque, a estos contratiempos, se suma el de la temperatura del aire en el interior que puede hacer que se formen nudos, se rompan o, al menos, se deterioren.

3. Zapatillas

La mayoría de las zapatillas, incluso las que parecen totalmente de tela, tienen partes de plástico y otras que pueden estar rellenas de espuma. Se recomienda que no se metan en la secadora porque se puede deformar la suela, romper la amortiguación e incluso se pueden despegar las partes encoladas.

Además, si hay zonas que estén rellenas de espuma, esta se puede quemar y organizar un pequeño incendio dentro de la secadora. Como lo lees.

Las zapatillas para correr suelen ser un poco más resistentes pero se recomienda que se metan con unas toallas y en un ciclo que no caliente demasiado el aire.

4. Sostenes

Los sostenes suelen tener piezas metálicas que se pueden enganchar con otras prendas y provocar rotos y descosidos. Además, en su inmensa mayoría, tienen relleno de espuma en la copa y, como hemos dicho antes, la espuma es un material muy sensible que puede prenderse con facilidad.

Por no hablar de que pueden perder su forma y su elasticidad y dejar de ser una prenda cómoda, más aún si cabe,  y en este caso, la comodidad es lo esencial. 

5. Cualquier prenda de lino

lavadoras carga superior

El lino es un tejido natural y puede encoger si al usar la secadora. Es una tela muy delicada con la que tienes que tener mucho cuidado, tanto en la lavadora como en la secadora.

Lo más recomendable es que sigas las recomendaciones de lavado y que luego la seques al sol, así evitarás que tus prendas queden inútiles.

6. Prendas de algodón puro

Aunque la mayoría de las prendas contengan algodón, este va mezclado con otros tejidos, algunos de ellos sintéticos. Esto hace que las prendas sean mucho más resistentes en la lavadora y en la secadora.

El caso del algodón puro es distinto, como vimos antes con el lino. Es un tejido vegetal que encoge con facilidad a altas temperaturas, así que no es recomendable que se seque a máquina.

7. Prendas que tengan pedrería

Si los ornamentos de la ropa van cosidos el riesgo es menor, aunque pueden desprenderse y destrozar el resto de prendas, en el caso de adornos pegados, el riesgo de que se desprendan es mucho mayor porque el calor derrite el adhesivo.

Además, dependiendo del material con el que estén hechos los adornos, pueden derretirse y dejar el resto de la colada inservible.

8. Lentejuelas

Un material bastante delicado también. Es casi imposible que salgan de la secadora las mismas lentejuelas que han entrado. El riesgo de desprendimiento es bastante alto y puede provocar, dependiendo del número, que la ropa se arruine o que el aparato se estropee. 

Lo mejor en estos casos es que todo el proceso de lavado y secado se haga a mano y así te garantizas que tus prendas estén siempre brillantes y no presenten zonas mate o directamente rotas.

9. Cualquier prenda sin mirar la etiqueta

En todos los casos, lo más importante es conocer las posibilidades y los riesgos de tus electrodomésticos. Si conocer las posibilidades de tu lavadora es vital, no lo es menos las de tu secadora.

Pero también debes hacer caso a las recomendaciones de los fabricantes de ropa. Si en la etiqueta te recomiendan que no lo seques en la secadora, no lo hagas. Aunque pienses que no corres peligro de deteriorar tu ropa, haz caso a las recomendaciones de la etiqueta.

10. Cuidado con la lana

Aunque con la lana puedes usar la secadora, hay que tener mucho cuidado con ella porque puede desgastarse por la fricción y puede deformarse. Lo mejor es utilizar los accesorios diseñados para evitar el roce con otras prendas. De esta manera la ropa de lana te durará para siempre.

Ahora sí estás preparado para sacarle el máximo a tu secadora. Saber cómo usar tu electrodoméstico te ayudará a aprovechar mejor tu tiempo libre y disfrutar de tu ropa en las mejores condiciones, sin depender del clima ni de cuánto tarda en secarse.

 

Indicate in which country or region you are to see specific content. X