Seleccionar página

Aprende a limpiar los quemadores de gas sin esfuerzo

Las cocinas de gas han vuelto, o mejor, nunca llegaron a irse del todo. Ahora puedes elegir cómo configurar tu placa como quieras: elegir vitrocerámica, inducción o quemadores de gas; elegir el tamaño de las zonas de cocción o el número de las mismas; en fin, hacer lo que tú quieras montando tu cocina a voluntadSi te gusta la cocina a fuego lento y te has decidido por mantener o incorporar los quemadores de gas a tu cocina hoy te vamos a contar cómo limpiar los quemadores de gas en un momento y con poco esfuerzo.

Con vinagre y bicarbonato

Si nos lees regularmente, ya sabrás que somos unos entusiastas del vinagre blanco y el bicarbonato en la limpieza y en este caso no vamos a hacer una excepción.

rejillas de una placa de gas sumergidas en agua en un fregadero de cristal negro teka

Aquí la importancia va a estar en el agua. Hay que preparar un recipiente, o el propio fregadero, con agua muy caliente y le vamos a echar un buen chorro de vinagre y cinco cucharaditas de bicarbonato. Metemos los quemadores en el agua y dejamos actuar durante un par de horas.

Cuando pasen, sacamos los quemadores y los limpiamos con un estropajo o con un rascador. Si la suciedad no desaparece del todo, podemos repetirla tantas veces como queramos.

Agua oxigenada y bicarbonato

Lo primero que vamos a hacer aquí es rascar en seco, con un rascador o con un estropajo de aluminio, los quemadores. De esta manera vamos a eliminar la suciedad menos incrustada y a separar la que lo esté más.

mano echando bicarbonato en una placa de gas para limpiarla

Después, vamos a espolvorear el bicarbonato sobre los quemadores y, cuando se haya agarrado a todas las manchas, lo rociamos con el agua oxigenada. La reacción acabará con la suciedad que quede. Después, sólo hay que retirar los restos con una bayeta húmeda.

Amoniaco y una bolsa hermética

Nada disuelve mejor la suciedad de los fogones que el amoniaco. Mete cada quemador en una bolsa con cierre hermético, esto es importante porque de lo contrario no va a funcionar. Ten cuidado y usa esto como un remedio muy de emergencia, porque andar con amoniaco no es lo más aconsejable en ningún caso y es un poco bomba H para la suciedad.

manos añadiendo una cucharada de líquido en una bolsa hermética sobre un fregadero de cristal de teka

Añade 50 ml a la bolsa con el quemador y ciérrala herméticamente. Agita un poco la bolsa para que el amoniaco se reparta por toda la superficie de los quemadores y déjala reposar durante 12 horas.

Después, abre la bolsa en un lugar ventilado porque los vapores que saldrán de ella son nocivos, recuerda, y tira el líquido resultante. Coge los quemadores y límpialos con estropajo y jabón para quitarles el olor y ya verás que quedan como nuevos. Si no ha salido la suciedad con esto, igual tienes que tirar la toalla.

Limpiahornos

Sí, que no te engañe el nombre, un limpiahornos es un limpiador específico para grasa carbonizada que es, en su mayoría, lo que vas a encontrarte en los quemadores de tu cocina.

El modo de empleo es el mismo, rocía el limpiahornos por los quemadores y deja actuar el tiempo recomendado por el fabricante. Pon los quemadores en un barreño o sobre un cartón en la encimera porque el limpiahornos puede manchar gravemente las superficies.

mano limpiando con una bayeta una placa de gas

Una vez que haya actuado, aclaras los quemadores y los limpias con agua y jabón para quitarles los olores y los restos de suciedad. Si queda suciedad incrustada puedes usar un estropajo de aluminio.

Con todo, recuerda que lo que mejor funciona para no tener que utilizar remedios un poco extremos para limpiar los quemadores de gas, es hacer un mantenimiento: procura limpiarlos cada vez que los uses y siempre que sea necesario. Y si todavía te quedan dudas te lo contamos de otra forma:

 

Indicate in which country or region you are to see specific content. X