Seleccionar página

¿Cómo limpiar la barbacoa para que quede como nueva?

Es esencial, llega el verano y estamos deseando sacar la barbacoa para disfrutar de cenas con los amigos en casa pero, al terminar, tenemos que dejarla perfecta para la siguiente, si no lo hacemos bien es posible que con el tiempo coja sabores desagradables. Así que te contamos cómo limpiar la barbacoa para que tenga muchas vidas.

Desmonta la barbacoa

Es el paso previo obvio a toda la operación. Desmontar la barbacoa te va a permitir acceder mejor a cada una de sus partes y emplearte a fondo con las más sucias. Además hará que las partes sean más manejables y abordar la tarea en general de cómo limpiar la barbacoa mucho más abarcable.

Si no tienes tiempo de desmontar y limpiar a fondo, puedes optar por limpiar superficialmente la parrilla con un cepillo metálico pero teniendo bien claro que esta solución es provisional y que lo ideal es limpiarla a conciencia en cada uso.

El truco de la cebolla

media cebolla morada en fondo negro

El cómo limpiar la barbacoa pasa forzosamente por quitar las partes adheridas a la parrilla. Para hacerlo, es muy útil usar una cebolla. Tan solo tienes que partir una cebolla por la mitad y pincharla en un tenedor.

Después, frota toda la superficie sin dejarte ni un resquicio y ya estaría. Este truco es muy útil tanto antes como después de cocinar. Evitará que las grasas de la carne y los jugos de los pescados se queden pegados y, si ya has cocinado, contribuirá a que se despeguen con más facilidad.

Desengrasante natural

Es el mejor remedio para quitar la grasa y los restos de hollín sin que se quede un regusto químico en tus carnes y pescados. Los desengrasantes industriales están preparados para limpiar tu cocina sin dejar sabores pero, en el caso de las parrillas, si no te empleas a conciencia, puede suceder.

limón-blanco-ropa

Lo mejor es hacer una pasta con el zumo de un limón y 200 gr de bicarbonato. Después aplicamos la pasta a la parrilla y dejamos actuar unos 10 min. Luego, solo hay que retirar la pasta con un paño húmedo y aclarar la parrilla.

Esta solución es muy útil también antes de usar la barbacoa después de mucho tiempo, por ejemplo, en la primera comida o cena del verano.

Retirar las cenizas

Este es el paso final porque hay que asegurarse que las cenizas están totalmente frías, de esta manera no nos quemaremos ni quemaremos la bolsa o el recipiente donde las vayamos a meter.

carbón caliente con chispas

Después de retirar las cenizas puede haber partes que se hayan quedado pegadas en el fondo, para quitarlas lo mejor es rascar con un cepillo metálico aunque, como en el caso de las ollas quemadas, también podemos usar agua y jabón para evitar que se deteriore poco a poco la superficie.

Agua caliente

Otra de las cosas que podemos hacer es sumergir los elementos en agua caliente, pero hay que tener en cuenta que las partes de la barbacoa suelen ser de gran tamaño y pesadas por lo que puede resultar poco útil. Es mejor usar las soluciones anteriores.

Sistema-DualClean-horno-Teka

Si estás sopesando si hacerte o no con una barbacoa pero la limpieza es uno de los argumentos que no te seducen demasiado o si bien no cuentas con espacio para instalarla, hay otras posibilidades. Puedes lograr resultados de barbacoa y optimizar al máximo tu tiempo en la cocina con los hornos que son capaces de proporcionar ese sabor inconfundible, además de tener autolimpieza. Y, todo sea dicho, se acabó aquello de pringrar a 40 °C mientras el resto se toma el aperitivo y tú estás pendiente de las brasas y el vuelta y vuelta.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X