Seleccionar página

¿Qué recipientes usar en el horno y cuáles no?

Si quieres ser un auténtico maestro de la cocina tienes que conocer todos los complementos de cocina y, dentro de estos, es muy importante conocer qué recipientes para horno hay si no quieres estropear tus mejores recetas o incluso cargarte el electrodoméstico.

La etiqueta Apto para horno

Actualmente los recipientes para horno vienen etiquetados. Entre las muchas indicaciones que vas a encontrarte cuando compres un complemento de cocina una es la de apto para el horno. 

No es un trabajo en balde repasar las características de un producto antes de comprarlo. De esta manera ahorras dinero porque sólo vas a comprar cosas que realmente necesitas y esa es la base de una cocina sostenible.

No tienes que adivinar el material del que están hechos los recipientes, si tienes dudas, sólo tienes que repasar la etiqueta del fabricante y descubrir si es apto para el horno.

Metales

recipientes-metal-horno bizcocho

Los metales en general son buenos conductores del calor, no en vano, las bandejas de horno y las rejillas de horno suelen estar hechas de metal. Soportan muy bien el calor y no se deterioran casi nada. Esto hace que los complementos de metal sean muy recomendables para horno.

Pero no sólo las bandejas o rejillas son recipientes para horno comunes, también hay cocottes, flaneras, moldes para bizcochos, tartas o quiches. Estos son algunos de los ejemplos de complementos de cocina imprescindibles, hechos de metal y aptos para horno.

Acero inoxidable, aluminio, hierro colado o hierro fundido suelen ser los metales de los que están hechos los recipientes de horno más comunes.

Vidrio

bandeja-vidrio-para-horno

Si tienes una fuente para hacer lasaña o sueles hacer pescados al horno tienes claro que el vidrio sí se puede meter: pero seguro que sabes también que es un vidrio especial, no cualquiera.

Se trata del vidrio templado o vidrio Pyrex, que toma el nombre de la marca que lo popularizó. Está hecho de borosilicato y se caracteriza por soportar muy bien las altas temperaturas propias del horno,

Es apto también para microondas y además es muy resistente a las rayaduras y es tremendamente fácil de limpiar. Este tipo de vidrio, combinado con el metal, es el material principal de los kits de cocina al vapor de horno.

Barro

El barro o la terracota es otro de los materiales que está muy presente en los recipientes para horno más comunes. Sin embargo, en este caso, hay que hacer un tratamiento previo para que no se deterioren, se resquebrajen o den sabor a las elaboraciones.

Lo primero que hay que hacer es precalentar el horno porque el barro no soporta muy bien los cambios de temperatura y así lo iremos preparando.

Es muy importante también curar el barro. Esto se hace de distintas maneras, una de ellas es sumergir la cazuela en barro unas ocho horas, secarla luego muy bien, restregarle un ajo partido por la parte que no está esmaltada y, por la otra parte, llenarla de agua y añadirle medio vaso de vinagre, ponerla luego al fuego y esperar a que evapore la mitad.

Piedra

piedra-pizza-para-horno

La piedra es mejor conductor y más resistente que el barro, así que es más recomendable para ciertas elaboraciones, no en vano existe un complemento esencial para horno que es la piedra para pizzas.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de piedras para horno son oscuras, lo que significa que absorben mucho mejor el calor y lo reparten de un modo más eficiente por lo que se aprovecha mejor el calor del horno.

Silicona

Es el material más novedoso y supone una auténtica revolución en el mundo de los recipientes para horno. Además de ser aptos tanto para horno como para microondas, son flexibles, por lo que se pueden desmoldar fácilmente, no se rayan y no se resquebrajan.

Los moldes de bollería suelen estar hechos de este material así que, si lo tuyo es la repostería, seguro que tienes un montón de moldes de silicona para horno.

moldes-silicona-aptos-horno

Lo que no se puede meter

El horno es un electrodoméstico que debería acompañarnos toda la vida, si así lo queremos pero, para que esto ocurra, hay que cuidarlo. La mejor manera de cuidar tu horno es no metiendo materiales que pueden estropearlo o arruinar tus platos.

  • Antes hemos dicho que los metales se pueden meter, pero hay una excepción, todos aquellos recipientes metálicos con asas o mangos de plástico. Asegúrate de meter sólo aquellos que estén hechos totalmente de metal, sin nada de plástico. 
  • En cuanto al vidrio, también hay que aclarar una cosa. El vidrio templado es totalmente apto, pero el vidrio común no soporta temperaturas muy altas sin resquebrajarse. Las temperaturas superiores a los 100º hacen que se deteriore por lo cual sólo es apto si vas a usar el horno para elaboraciones a baja temperatura.
  • La porcelana y la loza pueden ser materiales con los que hacer recipientes para horno ya que aguantan bien las altas temperaturas. El principal problema que tienen es la decoración. La mayoría de pinturas se desprenden con el calor extremo y puede hacer que tus elaboraciones sepan mal o sean tóxicas.

Nuestro horno puede darnos muchas alegrías pero hay que tener claro cómo usarlo. Y es importante tener claro los tiempos, las temperaturas de cocción o los materiales que más le convienen a nuestros platos, solo de esta manera serán inolvidables… pero para bien.

Indicate in which country or region you are to see specific content.