Seleccionar página

Crear una cocina sostenible con las seis Rs

La sostenibilidad en el hogar y en la cocina se han integrado en la vida diaria de todos con pequeños hábitos. Aún queda camino por recorrer pero los detalles del día a día no solo educan y crean conciencia: también son gestos que realmente ayudan al planeta y, por lo tanto, nos ayudan a todos. Una cocina sostenible se fundamente en el respeto y el cumplimiento no ya de las tres erres, sino de las seis.

Recopilamos una pequeña guía para tener a mano una serie de pautas a seguir, según recomiendan diversas organizaciones ecologistas, que sintetizan de manera sencilla cómo debes actuar para colaborar con este objetivo de salvar al planeta del tremendo impacto negativo al que está sometido.

¿Cómo hacer de nuestra cocina un espacio sostenible?

Reducir, reciclar, reutilizar, reeducar, renovar y repensar son las acciones que te pueden llevar a disminuir la producción de residuos, adquirir un modo de vida más saludable y, por qué no decirlo, frenar el derroche innecesario. De este modo, conseguirás un ahorro para tu bolsillo. Construir un mundo mejor para tus hijos y las generaciones venideras está, ahora más que nunca, al alcance de tu mano.

1. Reducir

cocina sin plásticos

Para cumplir con la primera de las seis R, tienes que poner todos los medios para que en tu cocina no se malgasten recursos que son limitados. Son muchas las cosas que puedes hacer para lograrlo como, por ejemplo, apostar por electrodomésticos de bajo consumo energético o comprar únicamente aquellos productos que lleven la correspondiente etiqueta ecológica.

También puedes colocar reductores de caudal en los grifos para gastar menos agua o acostumbrarte a desenchufar aparatos cuando no estén en uso, como el microondas, la cafetera, la tostadora o la freidora. Trata de generar menos basura y de adquirir solamente aquello que verdaderamente necesitas y, gastando un poco más en aquello que compras, quizá te asegures de que los implicados en el proceso han recibido un pago justo y, además, puede que te dure más tiempo.

2. Reciclar

CÓMO-RECICLAR-EN-CASA

Emplear el reciclaje es un gesto clave en cualquier. Si separas de forma selectiva los residuos, moderarás la expulsión de dióxido de carbono. Es una práctica que cuesta poco y a la que al final puedes habituarte rápido. Sabemos que los espacios no son siempre todo lo grandes que nos gustaría para separar la basura, pero a veces es una cuestión de ingenio.

Separar la basura también te ayudará a alcanzar un mayor control de aquello que consumes y, de este modo, a prever mejor tus compras y ajustarlas al máximo. Las soluciones que puedes adoptar son numerosas. Por ejemplo, tienes la opción de dedicar los residuos orgánicos que generes a la obtención de abono natural.

3. Reutilizar

En la medida de lo posible, es recomendable que rechaces los desechables y des siempre una segunda vida a todo lo que puedas. En este sentido, puedes optar por usar bolsas de tela o el clásico carrito de la compra para ir al supermercado en lugar de abusar del plástico.

tarro-cristal-pepinillo conservas

También, te recomendamos adquirir productos en envases de vidrio como tarros o botellas, que después podrías emplear para guardar conservas o el agua en la nevera. Cuando cocines, reutiliza el agua de cocer los alimentos o lavar la fruta y la verdura para regar las plantas. Otro consejo, por ejemplo, es aprovechar el pan duro como ingrediente para algunas recetas como sopas, ensaladas o guarniciones.

4. Reeducar

La mayoría de las personas reproducimos constantemente malos hábitos en la cocina que hemos adquirido a lo largo de los años. Costumbres que siempre estamos a tiempo de cambiar en pos de la sostenibilidad. ¿Por qué no pruebas a cocinar al vapor en lugar de hacerlo con agua? ¿O a aprovechar el calor residual del horno?

horno-vapor-steambox

Son medidas muy útiles para reducir el consumo de recursos. Para ello, también es importante que te asegures de que tus aparatos de frío funcionan con sus programas ecológicos y trabajan a la temperatura adecuada. Evita abrir el frigorífico durante mucho tiempo y reduce el número de veces que lo haces al día.

5. Renovar

En ocasiones, las pequeñas inversiones revierten a la larga en ahorros importantes. Revisar un grifo que gotea constantemente puede suponer un ahorro de hasta 10 litros de agua al día. Cuando tengas que adquirir un nuevo electrodoméstico, es importante que te fijes en los que son energéticamente eficientes. Aunque puedan llegar a tener un precio más alto, el ahorro a medio y largo plazo es importante. Asimismo, puedes cambiar las bombillas incandescentes por otras que necesiten un consumo de energía menor.

grifo-gotea-agua

6. Repensar

Adoptar una actitud proactiva es el primer paso para conseguir una cocina sostenible. Por ello, es recomendable que te pares a meditar acerca de todo aquello que puedes hacer o cambiar para conquistar los objetivos que hemos descrito. Cada gesto cotidiano, por simple que parezca, puede significar mucho.

cocina sostenible

Reflexiona acerca de tu poder consumidor y aprende a distinguir tus necesidades básicas de aquellas que son superfluas. El simple hecho de caer en la cuenta de que es mejor abrir la ventana que activar la campana extractora, por ejemplo, te servirá para hacer en adelante un uso más eficiente de la energía.

La guía de las seis erres es un comienzo para abordar cómo convertir nuestro espacio en una cocina sostenible y, en general, optimizar el consumo en el hogar. Ponerlo en marcha es tan solo una cuestión de hábitos personales con un retorno de la inversión, esa que tanto buscamos a todas horas, de gran valor para todos.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X