Seleccionar página

Ergonomía en el hogar y la cocina

30 septiembre, 2019
Inspiración

Los vicios posturales se manifiestan a diario en nuestra salud, no sólo en lugares de trabajo, también en el lugar donde más tiempo de calidad pasamos: nuestro hogar. Tener en cuenta algunos consejos básicos de ergonomía en la cocina es fundamental para hacer tu vida diaria más sencilla y evitar las lesiones más comunes. Con una buena disposición y colocación de los muebles de esta estancia podrás realizar tus tareas habituales en  la postura adecuada para minimizar dolores leves e incluso lesiones. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Consejos de ergonomía en la cocina

La ergonomía consiste en la adaptación al y del espacio, de tal forma que resulte más cómodo de utilizar y aprovechar. Hay un buen número de ventajas en ordenar nuestro espacio en la cocina de una manera ergonómica. Conseguirás evitar accidentes, lesiones, dolores musculares o en las articulaciones, y podrás sacar más partido a la cocina, ahorrando tiempo y esfuerzo.

Para poder adaptar la cocina de tu hogar a las medidas básicas de ergonomía es indispensable tener en cuenta que la técnica depende totalmente de quien vaya a utilizar los muebles. Precisamente, una cocina adecuada en este aspecto será aquella que esté perfectamente adaptada a las características corporales de las personas que habitan la casa.

Altura de los espacios de trabajo

Uno de los primeros aspectos a tener en cuenta a la hora de buscar la ergonomía en la cocina es la altura. La estatura de una persona depende, además, de su edad o de su condición física, por lo que podría ser necesario incluso reformar la cocina en un futuro. La altura de las encimeras, estanterías y espacios generales de trabajo, pueden condicionar tus movimientos y el tiempo que pasamos en la cocina.

Trata de no forzar movimientos a la hora de cocinar, ordenar y limpiar la cocina. Elementos básicos como un pequeño taburete de cocina en escalera nos puede ayudar a llegar cómodamente a los estantes o armarios altos. De igual forma, hornos y microondas a una altura superior a la tradicional, nos pueden hacer más llevadera la tarea de controlar cocciones e incluso la manipulación de bandejas de comida y platos. Los electrodomésticos encastrados o los compactos ofrecen una variedad de tamaños y posiciones cada vez más amplia para diferentes medidas de cocina.

Esquinas y aprovechamiento del espacio

En ocasiones, el aprovechamiento del espacio nos obliga a adaptarnos a condiciones poco ergonómicas. Trata de no situar tus objetos de uso diario en estanterías o armarios situados en lugares muy altos o muy bajos, especialmente aquellos de mayor peso.

ergonomía en la cocina

Las esquinas de mesas, encimeras e incluso algunos electrodomésticos pueden ser fruto de roces y golpes habituales. Si no puedes modificar los bordes de estos elementos, trata de colocarlos pegados a la pared para minimizar accidentes o de colocar protectores.

Condiciones físicas específicas

Si utilizas una silla de ruedas, es necesario planificar la distribución del espacio según el tamaño que necesites, a la vez que facilitamos el giro para cambiar de dirección. Además, otras condiciones físicas como la dificultad para mover las articulaciones o cualquier otra limitación similar hacen necesario colocar mobiliario adaptado a estas características, y así hacer más cómodas las tareas.

La amplitud de los espacios, en la medida de lo posible, es una ventaja para la movilidad general de todos dentro de la cocina. Trata de no colocar mobiliario que impida el paso entre elementos fundamentales de la habitación, como entre el fregadero y la placa.

Cómo distribuir el espacio en tu cocina

ergonomía en la cocina

Facilitar la libertad de movimiento en la cocina a la vez que consigues un espacio más práctico es más sencillo de lo que parece. Los expertos recomiendan escoger una distribución que te permita moverte de forma triangular a la hora de realizar las tareas en la cocina, ya sea en un chalet de tres plantas o en un estudio compartido con otros cinco estudiantes. Así es mucho más sencillo cocinar a la vez que haces otras labores de limpieza.

Para empezar, debes tener en cuenta que la distancia entre las puntas del triángulo que vas a trazar con el mobiliario debería ser como mínimo de medio metro. Los lugares clave de la cocina que constituirán los vértices serán los siguientes:

  • La zona de almacenamiento (incluyendo nevera y armarios).
  • Una zona de cocción (vitrocerámica, hornillos de gas o placa de inducción, además de horno, microondas y otros electrodomésticos)
  • El área de lavado (el fregadero y el lavavajillas).

Mantener una distribución cómoda implica respetar estos tres vértices, de forma que, por ejemplo, la nevera no se encuentre alejada de las alacenas. A la hora de trazar el triángulo, la disposición de cada uno de los vértices dependerá de otras características de la cocina, como la localización de los desagües o de los enchufes.

La colocación idónea del mobiliario de cocina

Una vez has escogido la distribución general del mobiliario en la cocina, es momento de atender a la colocación de cada una de las piezas. En primer lugar, diseña tu cocina sólo con aquellos muebles y electrodomésticos que necesitas y que realmente vas a utilizar. En este caso, una mayor cantidad de objetos puede dificultar nuestro trabajo dentro de la estancia.

Estanterías y baldas

Lo mismo sucederá con las alacenas. Si tienes muebles colocados en una altura superior esta debe ser como máximo la suficiente para que alcances los objetos con la mano, pero con cuidado de no golpearte la cabeza. Una colocación más arriba podría dar lugar a caídas de alimentos o utensilios.

Encimeras

Debes atender a la altura de las superficies. Las encimeras han de quedar a la altura de las caderas de la persona que cocina, de forma que pueda mantener la espalda recta durante la preparación de la comida.

ergonomía en la cocina

Armarios y cajones

La colocación de muebles de cocina es más sencilla gracias a los de última generación, que incluyen características que los hacen más ergonómicos. Los cajones que se abren completamente permiten aprovechar mejor el espacio, además de dejarte comprobar todo su contenido de un vistazo. Otro ejemplo son las puertas correderas para las alacenas superiores, que evitan golpes con puertas abiertas.

Electrodomésticos

La posición de los electrodomésticos también es fundamental para conseguir una cocina cómoda. Algunos de los que exigen un mayor cuidado en su colocación son el horno y el microondas. Es importante que estos queden a la altura de tus ojos, para que puedas comprobar el estado de la comida sin agacharte. Además, así también podrás retirar su contenido sin doblar la espalda.

Otros electrodomésticos como los frigoríficos o las placas disponen cada vez más de elementos ergonómicos adaptados a tus necesidades para optimizar tu tiempo.

Si vas a renovar tu cocina, tanto paso a paso como con una reforma completa, presta atención a estos pequeños detalles que harán tu vida y la de los tuyos mucho más fácil. Trabajar en la ergonomía de tu cocina implica buscar la mejor forma de que tu cocina se adapte a ti y a tu vida para hacer tu día a día más sencillo.

America Europe Asia and Middle East Africa Oceania Worldwide
Indicate in which country or region you are to see specific content. X