Seleccionar página

Qué alimentos crudos son los más saludables

18 noviembre, 2019
Inspiración

Los alimentos crudos, los primeros consumidos por los humanos en sus orígenes, cada vez vuelven a copar más espacio en los blogs de moda. En el fondo siempre han sido parte de nuestra dieta y nos han acompañado pero si hemos de pasar porque sean tendencia para promover su consumo, nos entregamos encantados.

No solo han estado presentes en las sociedades que viven en la naturaleza y ajenas a cualquier proceso de industrialización, sino también en nuestras sociedades post-industriales avanzadas. En todo momento y en todo lugar ha habido gente que ha optado por este tipo de nutrición. Es también una opción presente en el marco de las dietas veganas y vegetarianas, como es el caso de la opción crudivegana, y de otras de carácter más estricto.

Por diversas circunstancias, son muy pocas las personas que siguen este tipo de dieta a largo plazo.

Pero, ¿sabemos qué justificación dan a estos hábitos alimenticios quienes han optado por ellos? Vamos a profundizar en las razones más comunes de quienes han apostado por priorizar el consumo de la alimentación en crudo.


Los alimentos crudos más saludables

En primer lugar, consideramos que existen razones de peso para considerar los alimentos crudos saludables. No obstante, esta afirmación requiere matices.

En líneas generales, podemos señalar que la crudeza de los alimentos permite que nuestro metabolismo pueda aprovechar de una manera óptima sus propiedades. Estas, por otro lado, se perderían en parte cuando sometemos a los alimentos a procesos de cocción, siendo algunos más determinantes para la pérdida de nutrientes originales que otros.

Nos referimos a las múltiples formas de cocinar que pasan por calentar la comida, como asar, tostar o freír, por citar algunos ejemplos básicos.

que es real food

Cocinar la comida (por algo lo hacemos habitualmente), pese a que cueste más que comérsela cruda, tiene no sólo ventajas sino que es necesario en muchos casos. Cocinando muchos de los ingredientes base, remarcamos los aromas y sabores de los productos en crudo. Asimismo, la textura resulta más agradable y convierte directamente en comestible algunos de estos alimentos que en crudo no lo serían. Naturalmente, el riesgo de contraer infecciones y enfermedades se incrementa de forma notable en el caso del consumo de algunos alimentos que no podemos consumir crudos.

A grandes rasgos, tomar los alimentos sin haberlos cocinado favorece una absorción más completa de sus micronutrientes, como los minerales, las vitaminas y la fibra. Se trata de aportaciones fundamentales para que nuestro organismo se encuentre en unas condiciones óptimas.

Recuerda, las enzimas de los alimentos en su estado de crudeza se desactivan cuando estos son cocinados a más de 47 ºC, por lo que no podrán proporcionar su habitual apoyo a los procesos digestivos. Será preciso, en estos contextos, que el organismo estimule más enzimas en estos procesos, lo que le genera un cierto estrés que no existía en la digestión de los alimentos que se tomaban crudos.

Sin embargo, has de saber que la pérdida de micronutrientes no afecta por igual a todos los alimentos cocinados. De hecho, algunos de ellos, en lugar de rebajar sus beneficios para tu cuerpo, los incrementan cuando se calientan. Existen también herramientas de cocina que no calientan los alimentos, con la intención de que no pierdan sus principales propiedades enriquecedoras (en especial las vitaminas), a más de 42 ºC.

En las siguientes líneas te proporcionamos algunos ejemplos de alimentos que van a beneficiarte más si los consumes crudos:


Frutas

comer alimentos crudos

La mayoría de las frutas son más provechosas para nuestro cuerpo cuando las consumimos en crudo. Son los alimentos en los que más habría que recalcar este hecho. Aparte de la hidratación que te aportan, contienen numerosas vitaminas y fibras y son ricas en diversos nutrientes. El aguacate, por su aportación de grasas y proteínas, es una de las más interesantes, ya que te ayudará a potenciar tu musculatura. Podemos consumir en crudo, como toda la vida, piezas de fruta con o sin piel, a cualquier hora del día. Son excelentes si estás siguiendo una dieta y en tu día, donde debes incluir al menos dos piezas de fruta. ¿Te aburres de comer fruta o no consigues que la coman los más pequeños? Prueba con otras formas de presentación, como las macedonias, zumos o los smoothies.


Frutos secos

Estos no son las alternativas óptimas a la hora de comer en crudo (sobre todo cuando nos referimos a las semillas), pero resultan más sanas que tomar alimentos procesados. Proporcionan, a la vez, proteínas vegetales y grasas. Por tanto, contribuirán a tonificar tus músculos, sin ir más lejos, las semillas de chía y la crema de cacahuete.

En muchos casos contienen nutrientes adicionales y son altamente saciantes, por lo que te pueden echar una mano si estás siguiendo una dieta o tratando de controlar el apetito. Coloca unas almendras en el cajón de tu escritorio o en tu bolsillo, cuando a media mañana comiences a sentir que el desayuno fue hace demasiadas horas.


Verduras

Sobresalen, en este aspecto, el pepino, el tomate, la lechuga en sus múltiples variedades, y el pimiento. Las verduras te van a aportar nutrientes básicos. Y además te hidratan, algo que tiene un resultado casi inmediato sobre todos los tejidos de tu cuerpo y el intestino, fomentando el buen tránsito ¿recuerdas la insistencia de tus padres toda la vida para que te comieras el plato de verdura? Bueno, pues esta vez sí tenían razón. Eso sí, comer alimentos crudos no te exime de tener que lavarlos a fondo, no lo olvides.

No obstante, cocinar algunos vegetales aumenta los efectos de sus antioxidantes, que combaten los radicales libres y previenen el envejecimiento. En el caso de la mayoría de los carotenoides, como el licopeno y el betacaroteno, que se absorben mejor cuando cocinas los alimentos, como sucede en el caso de las zanahorias.

Recuerda que es recomendable consumir de 3 a 5 raciones diarias de verdura, tanto en crudo como cocinadas.

Una dieta sana sin encender la cocina

Hay otros efectos paralelos de tomar alimentos crudos, como generar menos residuos, y gastar por lo tanto menos energía. Pero siempre tenemos que tener en mente nuestra salud y no enfocarnos a posturas extremas. En definitiva, los alimentos crudos, con moderación, contribuyen a mejorar tu salud. Te vendrá bien esta información a la hora de aprender sobre sus propiedades y elaborar tu dieta. ¡Pero recuerda hacerlo siempre asesorado por un nutricionista!

America Europe Asia and Middle East Africa Oceania Worldwide
Indicate in which country or region you are to see specific content. X