Seleccionar página

Así puedes ahorrar con la calefacción

Ahorrar con la calefacción es necesario en estos momentos en los que la energía está en precios máximos históricos y en el que la naturaleza necesita que reduzcamos las emisiones. No es una tarea imposible pero, como en todas las tareas de ahorro, se necesita ser constante y disciplinado.

La opción del agua sanitaria

Si tu calefacción es de gas natural, es probable que el agua sanitaria también lo sea. Una opción para mejorar el consumo es recurrir a un termo eléctrico. Existen termos de bajo consumo que te permitirán además calentar grandes cantidades de agua usando pocos recursos.

como instalar termo

De este modo puedes diversificar la tarificación y jugar con las distintas compañías y las distintas franjas horarias para lograr un precio óptimo en tus facturas energéticas. Es una solución cómoda y efectiva para ahorrar en calefacción y controlar el consumo en general, sin que tengas que sufrir debajo de la ducha, ya que muchos modelos de termos disponen de prestaciones para programar y optimizar su uso.

El mantenimiento

Además de para que tus equipos duren mucho más, el mantenimiento es esencial para aumentar la eficiencia de los radiadores y de la caldera. Es muy importante que ambos pasen las revisiones periódicas hechas por profesionales, de esta manera aumenta su eficiencia y tú ahorras dinero.

En el caso de la caldera, como hay gas de por medio, lo mejor es que cualquier operación la haga un profesional. Pero tú puedes hacer tareas sencillas como purgar los radiadores que también te pueden ayudar a mejorar el rendimiento de los mismos.

cómo purgar radiadores

Las burbujas de aire, pueden dificultar la circulación del calor y te va a costar mucho más que los radiadores adquieran la temperatura seleccionada. Unos radiadores purgados son radiadores más baratos.

Apuesta por una caldera de bajo consumo

Actualmente, la clasificación energética no se aplica solo a los productos eléctricos, también a las instalaciones de gas, a tu propio hogar e incluso al edificio en el que se encuentra. La información acerca del consumo energético, como decimos, es muy importante.

termo electrico

Las calderas de bajo consumo, por ejemplo las de cogeneración, suponen una inversión inicial mayor, son calderas más caras, pero reducen considerablemente la factura del gas. De esta manera, se amortiza desde el primer uso. Algunas Comunidades Autónomas tienen planes para renovar las calderas, ¡consúltalo!

Aísla bien tu casa

El aislamiento es fundamental, desde cosas tan evidentes como no tener fugas en tu casa hasta cosas un poco más complejas como los materiales con los que está construida. 

En este punto puedes apostar por una buena reforma y revisar el revestimiento de paredes, techos y suelos, o puedes aislar debidamente puertas y ventanas. El calor tiende a desplazarse hacia lugares más fríos pero si las estancias están bien aisladas, se mantendrá.

consejos decorar cocina pequeña

Para el aislamiento puedes optar por cambiar las ventanas, en el caso de que sean muy antiguas, o puedes usar elementos como burletes para las ventanas y alfombras y esterillas para las puertas, de esta manera puedes conservar hasta un 50% de temperatura.

Controla la temperatura de las habitaciones

El calor y el frío son bastante subjetivos, hay personas que son más frioleras que otras, pero una temperatura que vaya de 16º a 21º debería bastar para que todo el mundo esté conforme. Por la noche, se puede bajar un poco y llegar a los 16º, lo que supondría un ahorro de un 13%.

cómo purgar radiadores

Pero, independientemente de la temperatura elegida, hay que esforzarse en que sea constante, porque el consumo de las calderas es mayor cuando se van calentando.

En relación con este tema hay que procurar no malgastar energía cuando no se está en casa o en las habitaciones que no se usan. Puedes usar las posibilidades de tu caldera y programarla para que se ponga en marcha 1 hora antes de que lleguéis, así no se tira funcionando todo el día.

Las persianas y cortinas pueden ser de gran ayuda

Tenemos un recurso natural gratuito que nos va a ayudar a climatizar nuestro hogar: el sol. Úsalo de manera inteligente. Aprovecha para ventilar la casa temprano, de esta manera, no pierdes el calor acumulado del mediodía.  En los días soleados, deja que entre toda la luz que haya, así tu caldera tendrá que hacer un menor esfuerzo para llegar a los 20º.

cocina con frigorífico y cortinas

De igual manera, las persianas y cortinas son unos aislantes magníficos y te van a ayudar a ahorrar en la calefacción de manera visible en tu factura. Las cortinas impiden que el calor se escape por la ventana pero también sirven de barrera contra el frío que entra del exterior. Un buen truco puede ser usar cortinas y alfombras de color oscuro ya que van a absorber más radiación solar y van a hacer que tu casa se climatice mejor, siempre y cuando el espacio lo permita.

Sácale a los radiadores el mejor provecho

Aunque parezca una obviedad, no deberías poner nada delante de los radiadores. Cualquier cosa que pongas delante, va a acumular todo el calor que emitan los radiadores y eso se traduce en una pérdida de eficacia enorme.

No sólo hablamos en este punto de ropa húmeda, sino de cualquier parte del mobiliario: mesas, sillas, camas… cualquiera de ellos, va a hacer una barrera térmica impidiendo que el calor llegue a otros puntos.

Prueba también a poner paneles reflectantes detrás de los radiadores. no es una solución muy estética pero va a suponer un ahorro de entre el 10 y el 20%. El radiador emite calor también por detrás y las paredes acumulan gran parte del calor que emiten los radiadores.

Vístete adecuadamente en casa

Está lejos de nuestra voluntad decirte cómo tienes que vestirte en casa pero tienes que ser consciente de que si vas en manga corta y, para eso, tienes que tener el termostato a 24º, estás malgastando energía. Es mucho más barato usar prendas calientes en invierno y tener el termostato a 20º que poner la caldera al máximo. 

Los pequeños detalles, como ves, te van a ayudar a ahorrar con la calefacción y pueden mejorar tu calidad de vida y la de los tuyos durante los meses más fríos, sin que eso suponga un sobre esfuerzo económico. Prueba a poner en práctica al menos algunos de estos consejos y evalúa el resultado, no hay nada que perder y mucho que ganar.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X