Seleccionar página

Barbacoas de gas o de carbón: ventajas

En cuanto asoman los rayos del sol y suben un poco las temperaturas, la especie humana cambia su hábitat natural y se pone a buscar cualquier charquita para meter las pies y cualquier lugar para montar una barbacoa. Está en nuestros genes de homo sapiens sapiens. De hecho, la evolución también ha afectado a la historia de la barbacoa para adaptarla a las necesidades campestres o a las de la terraza bien puesta de un piso y casas en una ciudad. Lo que ya divide un poco más a la población es la decisión de qué barbacoa es la más adecuada en cada caso, si las barbacoas de gas o de carbón. Nosotros te facilitamos la información para que tu puedas decidir la opción que mejor te viene. Porque un verano con barbacoa, siempre es un verano bien aprovechado en la vida.

¿Por qué elegir una barbacoa de gas? Ventajas

Convertirte en el rey de la parrilla es cada vez más sencillo y más práctico, todo sea dicho. No siempre tenemos unas cuantas horas para dedicar a la clásica barbacoa, que acaba convirtiéndose más en una obligación que en algo para disfrutar entre prisas, brasas y calores. Y no hay que por qué renunciar al sabor único de una barbacoa por tema de tiempo.

Costillas hechas en barbacoa de gas servidas en tabla de madera con pizarra con bol de canónigos y patatas al grill

Distribución del calor y comida perfecta

El calor se distribuye de una manera más homogénea y es posible aprovechar mejor la parrilla o parrillas enteras. Si además cuentan con tapa y algún que otro accesorio extra, la comodidad de cocinar todo en un mismo espacio se vuelve una.

Controlar la temperatura y la llama en este tipo de barbacoas es más fácil y ganamos en precisión para pillarle el punto a los alimentos. Por otro lado, lo mismo puedes cocinar para uno que para dos o para la familia Von Trapp manteniendo las otras características, por ejemplo, de rapidez, como veremos a continuación.

Tacos de ternera barbacoa al grill con guacamole y cilantro

Tiempos de preparación y cocinado: más rápida

En general, se tarda menos en preparar una barbacoa de gas. Esto también significa que te puedes planificar mejor y se traduce en la posibilidad de usarlas más veces a lo largo de la semana que alguna cena ocasional o un domingo: puedes disfrutar de tu barbacoa a diario. Igualmente, puedes controlar mucho mejor los tiempos de cocinado de cada alimento y no tienes que pasar toda la comida o cena pegado a ella mientras el resto come.

Aunque depende de la barbacoa que utilices, raciones y tipos de alimentos, puedes tener tu comida lista en 10 minutos, y eso se nota mucho cuando aprieta el sol y simplemente lo que quieres es sentarte a comer y a disfrutar.

Si la barbacoa cuenta además con más de una parrilla, como sucede en el caso de las barbacoas de Teka, puedes permitirte cocinar alimentos dispares sin que se toquen o impregnen de sabores o jugos. Por ejemplo, puedes preparar perritos calientes y hamburguesas tostando el pan por un lado y cocinando la carne o el relleno elegido por otro.

Brochetas de pollo teriyaki con chilli y semillas de sésamo hechas a la barbacoa

Limpieza

Las barbacoas de gas son bastante fáciles de limpiar que las de carbón. Mientras que normalmente hay que esperar a que enfríen las brasas de carbón y retirar con mucho cuidado los restos, las de gas se limpian de forma más automática y sencilla. Además, el hecho de no producir cenizas, simplifica las labores de limpieza y también supone un paso más limpio y ecológico. Y no vas dejando restos de tizón como si te dedicaras a deshollinar chimeneas.

limpiar cristales casa

Más ecológica

Aunque sigue necesitando alimentación, lógicamente, los residuos y la huella de carbono generada es menor debido al tipo de combustible utilizado. El carbón ensucia más y no es la opción más ecológica a utilizar. Existen ya otras opciones en el mercado con combustibles procedentes de materiales ecológicos, eso sí, por si te merece la pena investigar esta opción.

Comodidad y espacio

Lo cierto es que con una barbacoa de gas puede tirar durante mucho tiempo. No hay que almacenar el carbón u otro tipo de combustible, ni ir a buscarlo a tal o cual sitio. Teniendo en cuenta además los habituales problemas de espacio, que todo vaya compacto y en un mismo aparato, es de agradecer.

¿Y por qué elegir una barbacoa de carbón? Otras ventajas

El modelo tradicional de barbacoa de carbón es el que normalmente asociamos con barbacoas al aire libre, fabricadas muchas veces en ladrillo, con un toque más rústico… aunque también hay opciones pequeñas muy apañadas. Y es que, si bien es cierto que para zonas urbanas la barbacoa de gas puede ser la opción más práctica, la barbacoa tradicional en este sentido siempre va a tener su hueco.

El calor y la llama

Preparar una barbacoa de carbón requiere práctica para dominar el arte y tiempo. Pero la llama y la intensidad del calor son aquí más fuertes que en una barbacoa de gas. Este tipo de barbacoas te permiten tanto cocinar platos a lo slow-cooking, con carnes que llevan su tiempo para coger el punto y el sabor elegidos, como cocinar relativamente rápido. Si bien, tardan en estar listas para cocinar.

Sabor de la carne

Normalmente, es prácticamente imposible dilucidar si una pieza de carne ha sido hecha en una barbacoa de gas o de carbón cuando nos la comemos. Aquí el elemento que juega el papel clave es la llama, y esa está presente en ambas. Otra cosa es lo que el olor del carbón produzca por asociación en tus jugos gástricos o que quieras explorar otras técnicas dentro de la barbacoa, pero eso es diferente.

Perritos calientes con cebolla crujiente, ketchup y mostaza a la barbacoa servidos en tabla de madera

Jugando con el humo

A medida que avances en tu experiencia en las barbacoas, también querrás sacar el máximo partido al humo. No es apto para principiantes pero controlarlo y sacar el máximo partido al sabor que puede dar el humo, aquí sí, es más sencillo en una barbacoa de carbón cuando le pillas el truco.

Mayor temperatura

Las barbacoas de carbón alcanzan en general más temperatura, hasta 500° C, que las de gas. Si tu objetivo es manejar estas temperaturas porque tienes en mente determinadas recetas o quieres experimentar dentro de la técnica, mejor escoge esta opción. Pero hay que saber qué hacer con una temperatura de cocinado tan alta o acabarás calcinando la comida del domingo. Algo que a tu cuñado le encantaría, por otro lado.

Si eres un motivado y dedicado a la barbacoa y buscas ir un poco más allá en el arte del grill, puedes optar por una barbacoa de carbón. También si tienes espacio suficiente para la barbacoa en sí y el almacenaje de carbón y accesorios: el objetivo es utilizarla, no que se convierta en un trasto en tu jardín. En este sentido, piénsalo también de cara a barbacoas de gas comparadas con las de carbón: trata de analizar cuántas veces al año vas a usarla realmente.

En ambos casos, suponen una opción excelente para comer alimentos de una forma saludable y manteniendo nutrientes. No solo por el sabor, que es un punto clave a la hora de decantarnos por este tipo de técnica; también  porque conserva el sabor pleno de todo lo que cocinemos en ella y la jugosidad de las piezas de carne y pescado. Ponga una barbacoa de gas o carbón —a elegir después de todo lo que te hemos contado— en su vida.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X