Seleccionar página

¿Qué es un fregadero encastrado?

13 enero, 2020
Inspiración

Existen numerosos tipos de fregaderos de cocina, dependiendo de su instalación, de su tamaño o del número de senos que tengan. Lo importante en cada caso es conocer el espacio de que dispones, el toque de estilo que quieres dar a tu cocina y, lo más importante, tus necesidades. Saber qué puedes pedirle a tu fregadero, cómo de complicada es su instalación, qué espacio necesitas en tu encimera o cuánto puedes almacenar es fundamental para tener la cocina con la que sueñas. Es por eso que un fregadero encastrado es una de las mejores opciones con las que puedes contar para diseñar tu espacio.

¿Qué tipo de fregaderos existen según su instalación?

Los fregaderos tradicionales son los fregaderos encastrados. Van encajados en el hueco de la encimera. Su borde sobresale un poco, por lo que necesitan de juntas. De esta forma, se evita que el agua se cuele por debajo del fregadero y nos inunde el mueble de debajo. 

La ventaja de estos fregaderos es que son compatibles con cualquier material que hayas escogido para tu encimera. Además son mucho más visibles por lo que puedes aprovechar la variedad de materiales en los que se presentan y combinarlos con el resto de tu cocina para crear un diseño mucho más llamativo.

fregaderos encastrados

Los fregaderos integrados o bajo encimera se colocan un poco más abajo del nivel de la propia encimera. Dan una toque homogéneo a la cocina porque parece que no estuvieran. Estos fregaderos son ideales para encimeras hechas con materiales resistentes al agua.

fregaderos encastrados

Las instalaciones más modernas suelen usar fregaderos que van al ras de la encimera, aquí que los materiales sean absolutamente resistentes al agua es esencial porque pueden existir pequeñas fugas si no se consigue que la encimera y el fregadero estén al mismo nivel.

fregaderos encastrados

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de instalar un fregadero encastrado?

Lo más importante a la hora de instalar este tipo de fregaderos es tener claro que lo mejor es confiar en los profesionales porque ese es el único modo de que queden perfectos y no tengas ningún problema ni a medio ni a largo plazo.

Una vez que tenemos esto claro hay que tener mucho cuidado con las juntas. El problema de estos fregaderos no es el peso pero tienen que estar perfectamente aislados para que no tengamos ninguna fuga.

Por eso hay que repasar todas las juntas una vez que la instalación se ha hecho, no sólo las de la parte visible que, además de bien cerradas tienen que estar estéticamente a tu gusto, sino las de la válvula y el resto de elementos de desagüe.

Ventajas de los fregaderos encastrados

Quizá una de las mayores ventajas de los fregaderos encastrados es la versatilidad. Son fregaderos que combinan con cualquier material y con cualquier elemento de la cocina, bien sean los grifos o la campana extractora

mejores electrodomesticos cocina

Se hacen en casi todos los materiales que existen. Así, permiten aprovechar las ventajas de su instalación con las propias de los materiales en los que están realizados. Puedes elegir el acero inoxidable si lo que quieres es combinar resistencia con flexibilidad; la cerámica si lo que quieres es un entorno mucho más higiénico y que demande menos mantenimiento; el mármol o el cristal si tu cocina tiene un toque más rústico; o aprovechar las posibilidades de los nuevos materiales sintéticos.

Además de las cuestiones estéticas, los fregaderos encastrados facilitan mucho más las tareas de instalación y mantenimiento porque no hay que tener en cuenta cuestiones como el peso del fregadero o la junta entre fregadero y encimera.

En cuanto al tamaño y a los senos que tenga el fregadero no debemos preocuparnos, la mayoría de instalaciones ofrecen todas las combinaciones posibles, así que puedes aprovechar las ventajas de los materiales y todas las combinaciones y extras que quieras pedirle.

Conclusiones para elegir un fregadero

fregaderos encastrados

Los fregaderos encastrados son el tipo de fregadero que más tiempo lleva en el mercado y, por eso, ofrece un mayor número de posibilidades a todos los niveles. Hay que tener en cuenta, que el hecho de que el fregadero sea encastrado sólo afecta a su instalación y que, el resto de características, son independientes.

Es decir, vas a encontrar fregaderos encastrados de cualquier tamaño, desde los 45 hasta los 90 cm, también vas a encontrar de todas las formas, tanto cuadrados como circulares y con un seno y dos. Además permiten todo tipo de extras como un escurridos adyacente o una cubeta más pequeña para bayetas y estropajos

En cuanto al precio suelen ser los más económicos por lo que vas a encontrar fregaderos aptos para cualquier bolsillo en cualquier material, el dinero no será un impedimento para que tengas una cocina de revista de decoración.

Un fregadero encastrado va a hacer que tu única preocupación sea estética: ¿cómo lo combinarás con el resto de la cocina? ¿Qué grifo vas a escoger? Esas van a ser tus preocupaciones a partir de ahora.

Ahora que ya sabes qué es un fregadero encastrado y todo lo que puedes pedirle puedes elegir uno para tu cocina con toda la información. Elegir teniendo todas las opciones es esencial para poder conseguir la cocina que quieres.

 

America Europe Asia and Middle East Africa Oceania Worldwide
Indicate in which country or region you are to see specific content. X