Seleccionar página

La cocina como herramienta de estimulación cognitiva

18 julio, 2019
Inspiración

Cuando buscamos una herramienta de estimulación cognitiva debemos pensar en actividades que puedan mejorar la vida de las personas que sufren una dolencia de carácter cognitivo. Si abordamos la cocina como una terapia, nos encontramos con una actividad atractiva, sencilla y que consigue despertar todos los sentidos. Además, podremos practicarla con ellos disfrutando de nuestro tiempo con seres queridos que necesitan de nuestra empatía y cariño.

¿Por qué elegir la cocina como herramienta de estimulación cognitiva?

El deterioro cognitivo no sólo afecta a personas de edad avanzada. Los sectores de población que abarca este síndrome también incluyen a adultos de mediana edad que pueden manifestar mayor o menor gravedad en los síntomas. Entre las múltiples pautas de tratamiento médicos establecidas, se recomiendan las actividades que estimulen al individuo para lograr una mejora o frenar los síntomas del deterioro cognitivo. La cocina es una de las actividades que puede ayudarnos en este camino por diversas razones.

Beneficios de cocinar para personas con deterioro cognitivo

Concentración

cocina estimulacion cognitiva

Se trata de una actividad que ayuda notablemente a mejorar la concentración. Los diferentes pasos a seguir para elaborar una receta mantienen el foco de atención en el aquí y ahora, con el objetivo de lograr un resultado óptimo.

Autoestima

Es una forma de mejorar la autoestima para los pacientes. Obtienen resultados positivos inmediatos para motivarse y seguir avanzando.

Hábitos

La cocina enseña muchos valores, lo que la convierte en una herramienta esencial para la mejorar los hábitos y la forma de vida de las personas, así como la convivencia.

Paciencia

cocina estimulacion cognitiva

Potencian la paciencia, tanto por los tiempos de preparación como por los de cocción de la mayor parte de las recetas.

Independencia 

Sin duda, la cocina ayuda a las personas con deterioro cognitivo a tomar decisiones por sí mismos, puesto que son conscientes de que hay algo importante que depende de su voluntad y son capaces de cambiar, si lo desean. Emerge la sensación de independencia mermada en muchas ocasiones por la dolencia, en mayor o menor medida. Pueden elegir las recetas, modificar ingredientes, tomar decisiones sobre su presentación, etc.

Gestión y planificación del tiempo

Ayuda a crear una planificación previa. Desde adquirir los ingredientes, seleccionarlos y precisar cantidades según comensal, a los tiempos para que estén listos los platos.

Creatividad

La creatividad también tiene mucha importancia en la cocina. La mayoría de los platos se abren a interpretaciones y a jugar con diversos ingredientes y combinaciones buscando un acabado diferente.

Trabajo en equipo

cocina estimulacion cognitiva

También mejora la cooperación al trabajar con otras personas, algo muy importante para los pacientes. Y es que el trabajo en la cocina mejora las relaciones interpersonales, puesto que se deben repartir tareas y trabajar en común. Se convierte además en un ejercicio de confianza mutuo entre las distintas partes y también en una alegría compartida. O incluso en una situación controlada donde poder manifestar frustraciones y encontrar soluciones rápidas que motiven al paciente.

El uso de la cocina terapéutica

La cocina terapéutica se ha abierto paso entre diferentes terapias como una manera original de lograr resultados fiables y directamente ligados al desarrollo personal de los participantes.

Gracias a la cocina las personas con deterioro cognitivo logran en muchos casos sentirse felices y útiles, mejorando la percepción de sí mismos, algo positivo y necesario en su día a día. Además, mediante esta actividad aprenden nuevos hábitos saludables, desarrollan más seguridad y viven nuevas experiencias, desenvolviéndose con una mayor autonomía.

La motivación de seguir trabajando para conseguir buenos resultados es la mejor de las lecciones que podemos aprender junto a ellos.

Otros beneficios entre fogones

Si cocinar tiene beneficios para todos los miembros de la familia y personas de todos los edades lo tiene aún más, si cabe, para personas con determinadas dolencias, como aquellas con deterioro cognitivo. Es necesario que los pacientes se vean estimulados, les otorguemos nuevas responsabilidades y sientan que pueden seguir ayudando a su entorno en sus actividades diarias.

Está demostrado que en el campo de la salud mental la cocina también puede jugar un importante papel para aquellos que sufren otro tipo de dolencias, incluidas las mentales. Trastornos como la ansiedad o la depresión encuentran en la cocina una vía de escape y una manera más práctica de dar salida a sus inquietudes y necesidades, potenciando la creatividad y el ingenio.

La cocina es una excelente herramienta de estimulación. Existen muchas actividades que resultan útiles para mejorar la vida de las personas con degeneración cognitiva. Pero la cocina consigue aunar un importante número de valores y puntos positivos, como el trabajo en equipo, la paciencia, la satisfacción de conseguir un trabajo bien hecho, el ingenio en busca de platos originales y, sobre todo, el lograr sentirse respaldado y valorado. Cocinar hace tiempo que dejó de ser una actividad más para convertirse en toda una terapia.

America Europe Asia and Middle East Africa Oceania Worldwide
Indicate in which country or region you are to see specific content. X