Seleccionar página

Qué hacer y qué no al cocinar carne en el horno

10 enero, 2020

Cocinar carne el horno va a darte grandes resultados, tus recetas estarán más sabrosas y serán más sanas pero, antes de ponerte manos a la obra, debes tener claro qué cosas debes y qué cosas no debes hacer a la hora de usar el horno.

La bandeja profunda

Existen numerosas combinaciones de bandejas para el horno, dependiendo del plato que quieras usar deberás utilizar una u otra. Es importante que tengas más o menos claro a qué altura debe ir cada una en los platos que te dispongas a hacer. Para que tu carne quede perfecta, la bandeja profunda será tu mejor aliada pero tienes que tener claro a qué altura debe ir para poder controlar perfectamente la cocción.

Don’t: no coloques la bandeja profunda en la parte más alta del horno, corres el riesgo de que la parte externa de la carne se quede muy hecha mientras que el interior se queda crudo y poco jugoso.

Do: coloca la bandeja profunda en la posición más baja del horno, así tus carnes quedarán perfectamente hechas por fuera y jugosas y muy sabrosas en su interior. Además, en esa posición, tienes un mayor control del proceso y corres menos riesgo de que se queme.

Manipular el horno

La temperatura a la que necesitas que esté el horno para cocinar la carne es alta, conviene que vaya cogiendo dicha temperatura gradualmente y que luego se mantenga estable a la hora de meter las piezas. En estos casos, además de los riesgos que puedes correr con el producto, existe un riesgo real de quemaduras si no estás concentrado al cien por cien y si manipulas el horno sin tomar un mínimo de precauciones.

Don’t: no te acerques al horno ni manipules la puerta o las bandejas, sobre todo la bandeja de parrilla, sin ponerte las manoplas de cocina. Los hornos suelen tener sistemas de seguridad como la puerta fría o guías telescópicas pero, aun así, debes protegerte si quieres evitar cualquier contratiempo.

Do: aunque tu horno tenga todos los sistemas de seguridad posibles, protégete las manos cuando manipules la puerta y las bandejas. Intenta manipular el horno sólo cuando sea necesario porque beneficia el acabado de tus platos, te ayuda a ahorrar energía y, lo más importante, evita que puedas tener un accidente en la cocina. 

Prestar atención

cómo cocinar carne

Cocinar las mejores piezas de carne en el horno no requiere mucho tiempo: por ejemplo, para cocinar un solomillo de unos 4 cm vamos a necesitar aproximadamente 3 minutos para que esté muy hecho, si nos gusta la carne poco hecha, vamos a necesitar mucho menos tiempo. 

Así que, como puedes ver, no es mucho tiempo de margen el que tienes, apenas 1 minuto separa el que consigas el punto que quieres o que se te pase. Tienes que estar concentrado y muy pendiente de lo que estás haciendo si quieres triunfar con el punto de la carne.

Don’t: No eches a perder una gran cena por un despiste. Concéntrate y no pierdas de vista ni un momento el horno mientras se está cocinando la carne. Aunque se haya organizado un debate muy interesante en tu cocina. Dejar la carne al punto que te gusta o que le gusta a tus comensales es cuestión de un minuto.

Do: presta atención a todos los pasos de la receta, a los cuidados previos de la carne, a la posición correcta de la bandeja y, sobre todo, al comportamiento de la carne una vez que la has metido en el horno. Observa cómo se va cocinando porque sólo de esa manera podrás solucionar cualquier eventualidad. Cocinar carne de calidad es una tarea de precisión y, como en todo este tipo de tareas, la atención es lo principal.

Limpieza del horno

Quizá la limpieza del horno sea una de las partes más tediosas de todo el cocinado, pero no por eso deja de ser importante. Un mantenimiento regular del horno permite que esté siempre preparado para cocinar, hace que el electrodoméstico dure mucho más y previene la contaminación cruzada y la mezcla de sabores entre unos platos y otros.

carne en el horno

Limpiar es una parte más del cocinado, tan importante como salpimentar con gusto o especiar en su justa medida y por eso es muy importante no pasarla por alto. 

Don’t: no dejes que se acumule la grasa en el horno tras un cocinado y, sobre todo, no dejes que la grasa se endurezca porque entonces te va a costar más quitarla cuando tengas que hacerlo.

Do: limpia el horno nada más terminar de cocinar, utiliza los sistemas de limpieza automáticos como la pirólisis para ahorrarte la tarea. Sé constante y hazlo en todos los cocinados y así evitarás tener que darte la paliza más adelante y, sobre todo, evitarás que tus platos tengan sabores que no les corresponden.

Sigue estos consejos básicos que no te llevarán mucho tiempo para aprovechar al máximo tu horno. Conseguirás que tus cenas triunfen entre tus amigos o que tu familia pruebe platos deliciosos todos los días. Ser cuidadoso a la hora de cocinar va a hacértelo todo más fácil y vas a conseguir mejores resultados con un esfuerzo menor.

Deja que tus platos conquisten todos los paladares. 

 

Indicate in which country or region you are to see specific content. X