Seleccionar página

Consigue una pizza de 10 con la piedra para pizzas

6 febrero, 2020
Inspiración

Si no estás muy puesto en complementos de cocina, este post te va a ayudar a situarte entre fogones de nuevo. Una forma genial de dejar tus pizzas perfectas y de disfrutar de una buena cena en casa tranquilo o rodeado de amigos es usar una tabla de piedra para pizzas que puedas usar en tu horno.

Es un complemento muy sencillo de usar y que tiene resultados inmejorables para pizzas y para hacer tu propio pan casero. No obstante, necesita una serie de precauciones y de conocimientos que te explicamos a continuación.

¿Qué es una tabla de piedra para pizzas?

La mayoría de restaurantes italianos utilizan hornos tradicionales para cocinar sus pizzas. Estos hornos se caracterizan por estar hechos de piedra, así que las pizzas se suelen cocinar sobre piedra. Una piedra de horno es sencillamente eso: un trozo de loza que se mete en el horno y consigue que la base de tus pizzas esté crujiente y deliciosa.

Lo más importante de estas piedras es que sean de materiales como la arcilla, la pizarra o la cerámica. Pero por encima de todo, debemos estar seguros de que no sean vidriadas y de que no contengan ningún tipo de barniz que se desprenda con el calor y altere el sabor de los alimentos.

piedra para pizzas

La piedra ayuda a repartir el calor de manera uniforme y a eliminar la humedad de la masa para que la base tenga un toque crujiente pero ligero. Además, no retiene el sabor de los alimentos así que se puede usar todas las veces que se quiera sin que el sabor se contamine.

¿Qué ventajas tiene?

  • La piedra alcanza una temperatura elevada y desprende el calor de manera uniforme por toda la base de la pizza.
  • La masa pierde rápidamente la humedad y reduce así el tiempo de cocción en el horno. Las pizzas se cocinan bastante rápido pero, con una piedra, se cocinarán aún más.
  • El acabado del plato es muy parecido al de los restaurantes profesionales que cocinan con horno tradicional.
  • Las pizzas de masa fina quedarán crujientes pero ligeras y no le restará nada de sabor a lo que quieras ponerle encima.

Las ventajas no sólo se aplican a las pizzas caseras, en las pizzas precocinadas el resultado también es espectacular. La piedra es capaz de sacarle mucho más partido.

¿Cómo usar la piedra correctamente?

Antes de darle el primer uso a la piedra conviene retirar los posibles restos de arcilla que contenga. Para eso hay que usar solamente un trapo húmedo, nada de productos de limpieza o jabones. Tampoco hay que sumergirla en agua durante unas horas. 

Lo primero que hay que tener en cuenta es que hay que meter siempre la piedra con el horno frío. Es muy importante que se calienten a la vez porque, de otra manera, el choque térmico podría resquebrajar la piedra. Esto puede alargar un poco el precalentamiento pero, dependiendo del tipo de horno, debería estar unos 30 min a 220º.

Ten en cuenta la altura a la que hay que cocinar las recetas y, antes de meter lo que vayas a cocinar en la piedra. Puedes espolvorear un poco de harina sobre ella, es muy importante que no uses aceite ni ningún tipo de grasa. 

piedra para pizzas

Puedes poner la pizza sobre un recipiente o directamente sobre la piedra pero, si lo haces así, debes tener en cuenta que, tanto para meterla como para sacarla, necesitas una pala para pizzas porque puede que la masa se quede un poco pegada.

Una vez que acabes de cocinar, deja la piedra en el horno hasta que esté fría, es peligroso manipularla caliente aún usando guantes para horno y, una vez más, el cambio de temperatura puede hacer que se resquebraje o se parta.

¿Cómo lavar la piedra?

Siempre hay que lavarla en frío, por eso, para los restos de comida pegados hay que usar una espátula que no sea de metal para que no se desprendan partículas de arcilla. Una vez que hayamos quitado los trozos hay que usar agua para quitar los restos que queden. No hay que usar jabón u otros productos de limpieza aunque la piedra presente manchas de alimentos.

Hay que tener en cuenta que la piedra absorbe el agua así que no hay que dejarla en remojo a no ser que sea estrictamente necesario, si lo haces, espera a que la piedra esté totalmente seca para volver a usarla.

Es normal que las piedras se decoloren y tengan manchas, no te preocupes, es parte de su uso. La piedra no desprende sabores extraños, así que no pasa nada si está manchada. Es más, este deterioro mejora cómo funciona.

Otras cosas a tener en cuenta…

  • La piedra reparte el calor uniformemente así que puede usarse también en asados e incluso en postres.
  • No uses nunca un cuchillo o un cortador de pizzas directamente sobre la piedra porque se dañarán, al igual que la piedra.
  • Para calentar la piedra rápidamente puedes colocarla en la parte más baja del horno para que reciba el calor directamente de la resistencia y, una vez caliente, la subimos a la mitad del horno.
  • También puedes colocar un vaso con agua y esperar a que se evapore, ya que el vapor calienta mejor la piedra que el aire.

Ya has visto qué fácil es conseguir una pizza perfecta ahora sólo te queda hacerte con una piedra para tu horno y probar con todas las recetas que quieras. ¡El resultado será un triunfo seguro!

America Europe Asia and Middle East Africa Oceania Worldwide
Indicate in which country or region you are to see specific content. X