La hormona de la felicidad trabaja desde el estómago

7 mayo, 2020
Inspiración

¿Sabías que cocinar y comer en compañía contribuye a nuestro bienestar y a generar un sentimiento de apego con los demás? La hormona de la felicidad tiene mucho que ver al respecto y es que la mayor parte de esa felicidad empieza en el estómago y te vamos a contar el porqué:

Hormona de la felicidad y comida

Comer da felicidad. Y esto se debe, en gran medida, a la liberación de serotonina (también conocida como hormona de la felicidad) durante la ingesta de alimentos.

La serotonina está estrechamente ligada con el triptófano, un aminoácido esencial clave para liberarla. La carencia de triptófano puede hacer que aumenten significativamente tus niveles de estrés, insomnio y ansiedad. Se obtiene a través de la comida, pudiendo encontrarlo en alimentos ricos en proteínas como la leche, el huevo, los cereales integrales, las legumbres, las carnes rojas o el chocolate, entre otros.

apego alimenticio

Por tanto, el tener unos niveles de triptófano adecuados conllevará una mayor liberación de serotonina. De esta hormona de la felicidad depende tu bienestar; por ello, debes aprender a escuchar las señales de tu sistema digestivo y apostar por una dieta más sana y equilibrada.

Dónde se produce la serotonina

La serotonina se genera tanto en nuestro cerebro como en nuestro sistema digestivo. De hecho, es considerado el segundo cerebro de nuestro organismo, ya que es capaz de producir y liberar las mismas hormonas que el cerebro superior.

Esto es precisamente lo que ocurre con la hormona de la felicidad. En realidad, es tu sistema digestivo el que produce y almacena el 90 % del total de la serotonina de tu cuerpo. Además de proporcionarnos bienestar, esta hormona es la encargada de absorber los nutrientes y favorecer su aporte a los músculos. Por ello se dice que serotonina y estómago conforman un tándem inseparable.

El intercambio de información entre ambos cerebros es constante. La falta de serotonina puede derivar en problemas intestinales como el estreñimiento crónico, lo que consecuentemente te hará más pesimista.

Comer y cocinar: claves para la felicidad

cocina estimulacion cognitiva

Pero la hormona de la felicidad no se activa solamente cuando comes. Cocina y felicidad van de la mano ya que esta actividad también motiva su producción, siendo además de necesaria, gratificante.

Aunque no te lo parezca, cuando cocinas conscientemente entras en un estado de meditación pleno: tus cinco sentidos están puestos en lo que haces, desapareciendo pensamientos ajenos y distracciones. Cortar las verduras, freír las patatas, controlar el cocinado del pescado al horno o preparar el menú de la semana te reconecta con tu organismo, haciéndote más perceptivo a sus necesidades.

Escuchar al sistema digestivo

Antes hablábamos de la importancia de escuchar a nuestro sistema digestivo para ayudar a la generación de serotonina.

Lo cierto es que cuidar tu estómago y la ingesta de alimentos puede ayudarte a mejorar tu estado anímico. Empezarás a sentir y entender qué alimentos te sientan mal o cuáles son tus cantidades adecuadas. Es lo que los expertos en el tema han denominado “inteligencia digestiva”.

Es importante que esta escucha de tu cuerpo se vea acompañada de pequeños cambios. Por ejemplo, prueba con empezar a comer tranquilamente, sin prisas y sin pensar en nada más que el presente (unos valores que potencia la alimentación mindfulness).

alimentación mindfulness

Además de escuchar a tus tripas, puedes masajear suavemente la zona de derecha a izquierda o hacer estiramientos diarios durante diez minutos; pero sin duda lo más importante es aprender a comer conscientemente.

Alimentación purificadora

Aunque comer nos hace más felices, hay que comer bien y de manera consciente para que los alimentos nos aporten energía y fortalezcan nuestra salud. Tomar conciencia de lo que se ingiere reporta un beneficio comprobable en apenas 15 días desde el inicio del cambio.

La llamada alimentación purificadora se encarga de desintoxicar nuestro organismo y prepararlo para una mejor y mayor absorción de los nutrientes que necesitamos. Una dieta depurativa te ayudará a expulsar de tu cuerpo sustancias y moléculas perjudiciales.

La alimentación purificadora prioriza el consumo de proteínas vegetales frente a las animales, ya que estas dificultan los procesos de limpieza naturales. Por ello, no se recomienda tampoco prolongarla en exceso, puesto que la cantidad de proteínas que reporta es menor de la aconsejada. Es preferible hacer un día depurativo cada 10 o 15 días que durante una semana entera.

Un vaso de agua caliente con unas gotas de limón en ayunas activa el funcionamiento del intestino, la vesícula y el estómago. También es recomendable dedicar puntualmente un fin de semana detox a batidos de verduras, base de la dieta junto a cereales como la avena.

Por el contrario, debes prescindir de harinas y aceites refinados, azúcares, productos pre-cocinados, grasas animales y aditivos.

Ahora ya conoces la relación entre comida y la hormona de la felicidad. Si quieres saber algo más sobre la alimentación mindfulness no dudes en consultar el blog de nuestra web.

America Europe Asia and Middle East Africa Oceania Worldwide
Indicate in which country or region you are to see specific content. X