Seleccionar página

Qué tener en cuenta para elegir el mejor fregadero

3 enero, 2022

Es uno de los elementos básicos de la cocina y se convierte en el centro de nuestro trabajo entre fogones. El fregadero nos ayuda a cocinar y a limpiar, y no se queja nunca cuando le echamos agua hirviendo de la pasta o lo dejamos hasta arriba de cacerolas para lavar. Así que escoger el fregadero que te va a acompañar muchos años no es una decisión a la ligera. Analizamos algunos puntos para ver cómo elegir un fregadero para tu cocina que más se ajuste a lo que necesitas.

Espacio vs necesidades

La mayoría de las veces nuestras limitaciones de espacio y económicas chocan con nuestras necesidades y lo que de verdad queremos. Pero encontrar un término medio es posible. Conviene tener en mente que un fregadero es una inversión a largo plazo. La durabilidad de los modelos nuevos cuenta con garantía por escrito en muchos casos y, si te paras a pensar en tus anteriores hogares, seguramente hayas conocido uno o dos fregaderos como mucho.

fregadero acero inoxidable sobre una encimera blanca de marmol con una ventana detrás y una planta

Da una vuelta a si te conviene dedicar un poco más de espacio a tu fregadero del habitual. Analiza si, a través de complementos, puedes contar con mayor superficie de trabajo aunque sacrifiques un poco de encimera. De todas formas, si te gusta especialmente un modelo, ten en cuenta que suelen estar disponibles en un rango de 45 a 100 cm. Incluso hay modelos en esquina que pueden ayudarte a aprovechar hasta el último rincón.

La cubeta

Un elemento que queda aparentemente relegado a un segundo plano a la hora de elegir un fregadero, pero muy importante. La cubeta, puede presentar diferentes tamaños y profundidades. Puedes escoger entre una cubeta, dos e incluso una cubeta y media. Lo mismo sucede con el escurridor. Puedes escoger si lo quieres y el lado donde colocarlo.

fregadero acero inoxidable sobre una encimera blanca de marmol con una ventana detrás y una planta

Plantéate si puedes contar con una cubeta de mayor tamaño a la estándar. La maniobrabilidad en una cubeta un poco más grande de lo habitual es un lujo para no hacer malabares con algunas cacerolas y para que no te chorree el agua por el brazo entero intentando lavarlas. En verano eso bien, en invierno, malamente.

Formas y ergonomía

Es importante que el fregadero se instale a una altura cómoda donde puedas trabajar sin inclinarte o teniendo que forzar la postura. Poca broma con las lumbares. Lo ideal por integración es que esté a la misma altura que el resto de muebles de la cocina, pero como siempre, estudia la que más se adapte a ti.

Piensa en el diseño

Elegir un fregadero no significa que lo funcional prevalezca sobre el diseño. Factores como los materiales, colores y formas de instalación que mencionábamos posibilitan dar un toque diferente al fregadero y, por lo tanto, a toda tu cocina. Puedes aprovechar un gran rango de colores pero también de formas. Pueden ser cuadrados, rectangulares, ovalados, redondos y con combinaciones de número de cubetas diferentes.

Tipos de instalación

fregadero de acero inoxisable american professional de teka colocado en una encimera blanca

Existen diferentes tipos de instalación. Analiza bien para elegir fregadero cuál es la que más encaja midiendo sus pros y contras. Pueden ser:

  • Bajo encimera: muy fáciles de limpiar y con perfecta integración. Se instalan por debajo de la encimera. Lo bueno es que al no tener juntas, no se acumula la suciedad y no tienes que estar ahí, raspando la silicona.
  • A ras de encimera (enrasado): se colocan a la misma altura que la encimera. Funcionan muy bien con materiales naturales, como la piedra.
  • Encastrado (sobre encimera): el más habitual. Los bordes sobresalen un poco en los laterales. Van bien en encimeras de cualquier tipo de material. Una opción más avanzada sería el encastre top, con un borde un poco más delgado.

También podemos encontrar los fregaderos tipo farmhouse o de estilo rústico. Su borde frontal sobresale un poco con respecto al resto de muebles de la cocina, como el clásico fregadero que podíamos y podemos ver en muchas casas del pueblo.

Materiales para elegir tu fregadero

En materiales y colores, ancha es Castilla. Hay una variedad lo suficientemente grande como para que optes por modelos más clásicos o por opciones para convertir el fregadero en un punto de atención para toda la cocina. Tienes clásicos con grandes prestaciones como el acero inoxidable. Pero también la piedra, a veces combinada con materiales para potenciar su durabilidad, como el cuarzo, y a prueba de arañazos. El mármol o el granito son muy resistentes y una opción elegante.

tipos-fregaderos-cocina

Otra opción y de vanguardia es el cristal. También puedes darle un toque al acero inoxidable con un acabado en PVD —deposición en fase de vapor por método físico. Traducido significa que proporciona cualidades como mayor resistencia u otras características estéticas, como un acabado del fregadero en dorado, por ejemplo.

Colores para elegir fregadero

Desde el gris de toda la vida, que va a parecer diferente según el material, a opciones como el beige o el blanco. Su color no significa que vayan a ser más frágiles en absoluto. Simplemente se trata del que te guste y creas que puede encajar mejor con tu cocina.

Características adicionales y accesorios

Si vas a elegir fregadero, ten en cuenta que la innovación ha permitido ir más allá de tamaños y formas. Conviene investigar funciones nuevas como que sea silencioso o fácil de limpiar, ya que nos ponemos. Si en tu cocina entra la luz como un día de verano en Jerez de la Frontera, te puede interesar que tenga particular resistencia a los rayos UV, para que te dure más tiempo como el primer día. O un extra de higiene si cuentan con protección antibacteriana, que los hay.

Los accesorios también pueden facilitarte mucho la vida, como un triturador para restos orgánicos, que seguramente te ahorre más de un quebradero de cabeza, aunque siempre puedes instalarlo más adelante.

Ten en cuenta estos consejos a la hora de decantarte por un fregadero tu otro. No siempre uno más caro significa que te va a dar mejores prestaciones. Pero sí que intenta aprovechar todo aquello que suponga una mejora con respecto al fregadero que tenías, no solo el hecho de que sea nuevo. Como con cada elemento de tu cocina, el objetivo es que te haga la vida más fácil.

 

 

Indicate in which country or region you are to see specific content. X