Seleccionar página

Los mejores momentos de la pizza en el cine

27 septiembre, 2021

Hay pocas cosas tan reconfortantes como una noche de pizza y cine, siempre tan unidos, desde el sofá pero también desde el otro lado de la cámara. La pizza ha jugado un papel importante en momentos memorables de la historia reciente del cine. Y no solo apoyando estereotipos italianos: se ha ganado un lugar como elemento en torno al que suceden grandes cosas, unas más emotivas, otras más graciosas. Te contamos algunos momentos míticos y muy apreciados de la pizza en el cine para despertarte esa tipología de neuronas que todos tenemos: las que piden cine y las que claman pizza.

«El ladrón de bicicletas» (1948)

O la escena de la no-pizza. En esta escena de la maravillosa película de Vittorio de Sica un padre sin trabajo y su hijo se sientan a comer en un restaurante y quieren pizza. Pero están en una trattoria, así que piden pasta porque no sirven pizza. La pizza, la comida en sí, como sinónimo de clase social, pero también con la ternura de la relación padre e hijo y la felicidad de los momentos sencillos dentro del drama y la frustración de una realidad trágica. Nota:cualquier película del neorrealismo italiano está totalmente contraindicada si estás de bajona, lo dicen nueve de cada diez críticos cinematográficos.

«Manhattan» (1979)

La pizza encontró un lugar en Manhattan contemplando una emblemática cena de dos de los protagonistas: Woody Allen y una jovencísima (no os riais por lo de la edad) Mariel Hemingway. Hablan de su relación en una pizzería de Nueva York, un plato y una ciudad que casi van de la mano. Junto a las porciones de pizza más enormes que te vas a encontrar en el mundo: ahora ya sabes porque a veces se las comen dobladas, literalmente.

«Mystic Pizza» (1988)

Una película sencilla, drama romántico, pero que también tiene su miga. Un canto a la hermandad y la amistad a través de un restaurante en un pequeño pueblo donde, como no, también arrasa la pizza, porque este alimento es una porción del mismísimo cielo, como rezan sus camisetas. Lily Taylor y Julia Roberts a finales de los 80 es algo digno de ver y es la película perfecta para nostálgicos y fans del sofá con mantita.

«Whyplash» (2014)

 

La pizza es amor en todas sus formas. Si con «Manhattan» la pizza anunciaba el fin de una relación (ups, spoiler), aquí vemos una prometedora cita, aunque sea bajo la luz de los fluorescentes. Y un confesionario de ilusiones y alguna frustración. Un pequeño remanso de paz para el protagonista, prácticamente el único que tiene en toda la película gracias a su magno profesor (podemos prometer y prometemos que hay gente tan perturbada como ese señor en la música).

«Haz lo que debas» (1989)

Volvemos a Nueva York, más bien a Brooklyn, y esta vez con Spike Lee. El negocio de la pizza que surte a una zona económicamente deprimida es un punto neurálgico para todos los vecinos, en su mayoría, inmigrantes. Danny Aiello, el dueño italoamericano de la pizzería que lleva junto a sus hijos, vende porciones de pizza a un dólar con cincuenta a gente como Giancarlo Esposito (que luego se dedicó a la “hostelería” con su negocio de “Los pollos hermanos” en Breaking Bad). Una película dramática sobre lo cotidiano y el racismo, que merece verse con amigos, muchas pizzas y señalando todos los cameos relevantes de actores que despegaban, incluyendo al ya consagrado Samuel L. Jackson como DJ. Fight the power, pero con pizza.

«Come, reza, ama» (2010)

Julia Roberts vuelve para anunciar a los cuatro vientos que está enamorada y te contamos en exclusiva de quién: de la pizza margarita que se está hincando en Nápoles en esta película. Puede que la historia sea un poco mindfulness de mercadillo pero de vez en cuando todos necesitamos que nos recuerden que hay que disfrutar y tirar palante. Y la pizza como antidepresivo nos parece una recomendación de 10.

«Iron Man» (2008)

Obadia Stane (Jeff Bridges) le trae pizza a Tony Stark (Robert Downey Jr.) desde Nueva York en la primera parte de Iron Man, una pizza que huele un poquito a traición por mucho que la porte Jeff Bridges. La relación de los superhéroes con la comida para recordarnos que ante todo son humanos es bastante estrecha, y no es raro ver a Los Vengadores u otros Marvel comiendo hamburguesas, shawarma o lo que pillen, porque salvar el mundo da mucho hambre.

«Regreso al futuro II» (1989)

 

El futuro de la pizza pinta regular nada más, según podemos ver en esta escena, aunque da un poquito de miedo en las partes en las que, o aciertan, o se quedan cerca, como con el uso de los teléfonos en la mesa. Pero al grano: os prometemos que el servicio de I+D de Teka está trabajando activamente en un sistema que cocine pizzas tan rápidamente como en este hogar del futuro de Marty McFly. Mientras, tenemos nuestro MaestroPizza, que las hace en 3 minutos y con bastante mejor pinta (se tenía que decir y se dijo).

«La loca historia de las galaxias» (1987)

Mel Brooks y compañía en sus años de gloria inventaron en esta parodia a un villano mezcla de Jabba the Hutt (Star Wars) y una cadena de pizzerías que triunfaba en la época (como sois espabilados, os lo dejamos así, como pregunta de Trivial). Y la verdad es que es un personaje que da más bien ascazo pero, al mismo tiempo, ganas de comer pizza. Ojo a la traducción del guion que es imperdible (cero juicios, que a saber cómo les llegó a los traductores).

«Del revés» (2015)

Una de las películas de animación más divertidas y acertadas de los últimos años tiene en esta escena de la pizza reacciones tan humanas que uno forzosamente se siente identificado. Hasta los momentos más tristes pintan de otra manera con un buen trozo de pizza. También os decimos que si esa pizza con brócoli fuera hecha en casa, otro gallo les cantaría. Y a vosotros ¿qué emociones os despierta la pizza?

Pocas relaciones tienen tanto futuro como la pizza y el cine. Y es que cuando tienes un plato versátil y delicioso que además se puede comer con las manos, ¿cómo no vas a quererlo hasta que la muerte os separe? Si hemos conseguido despertar en ti el hambre y las inquietudes pizzeras, hoy nos damos por satisfechos.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X