Seleccionar página

6 curiosidades y mitos sobre los fregaderos

17 enero, 2022

Si hay un elemento que usamos en nuestra actividad diaria en la cocina por encima del resto es, sin duda, el fregadero. Es imposible concebir una cocina como tal sin él y, no en vano, si te fijas, no puedes cocinar sin usarlo para algo. Pero ¿sabes cuándo fue oficialmente inventado? ¿O que lo del acero inoxidable como material por excelencia tampoco es tan así? ¿Si es verdad que los posos de café obran milagros en los desagües? Acompáñenos en este periplo breve pero con chicha por las curiosidades del fregadero.

¿Cuándo se inventó el fregadero?

La idea de un receptáculo para el agua en la casa ha estado años danzando por la historia de la humanidad. Los primeros intentos de fregadero en la cocina estaban hechos de madera, generalmente. Pero lo que más se aproxima a los fregaderos que conocemos hoy en día, nació en el siglo XIX. Eran tipo farmhouse y es que estaban muy extendidos en al ámbito rural, llegando algo más tarde a las ciudades. Como otra de las curiosidades del fregadero está que sus ancestros eran más barreños de metal e incluso de piedra apoyados sobre cuatro patas.

historia fregaderos origen

Los fregaderos que no son de acero inoxidable duran poco

El acero inoxidable es un material excelente para los fregaderos de cocina. Es fácil de limpiar, no se corroe y puede durar toda una vida. Pero a estas alturas no es el único material resistente que puedes encontrarte en la cocina. El granito es un material ultra resistente y permite muchas posibilidades de diseño e incluso color en un fregadero. Puede con golpes, ralladuras y el calor, gracias a combinaciones de materiales, por ejemplo, el cuarzo.

fregadero granito

El propio acero inoxidable trabaja también con otros materiales, como el cristal cerámico. Esto ayuda a un diseño diferente, si buscas algo distinto al acabado clásico del acero inoxidable. De todas formas, basta con mirar la garantía del fregadero que tengas pensado comprar y darte cuenta de que para cuando se estropee tu fregadero, tú ya tienes unas cuantas canas de más. 

Un fregadero no tiene que ser bonito, tiene que ser útil

Bueno, esto de presuponer que si es práctico es feo y si es bonito dura poco, ya de partida suena un poquito extremo. No hay que asumir que lo que se va en diseño, adolece en calidad. Hay una variedad de colores notable en materia de fregaderos, así como formas y tamaños. Quizá el hueco de tu cocina da opción a poner el fregadero haciendo esquina, o puedes instalar uno un poco más grande de lo habitual y poder trabajar cómodamente. Busca lo que sea adecuado para ti y para tu cocina.

fregadero acero inoxidable sobre una encimera blanca de marmol con una ventana detrás y una planta

Un fregadero es una inversión, va a estar contigo muchos años. Si por eso te apetece además que encaje mejor con el diseño de tu cocina, escoge colores y formas que te gusten, porque lo vas a estar viendo todos los días durante mucho, mucho tiempo.

Los fregaderos están llenos de gérmenes

Otra de las curiosidades del fregadero, no muy agradable, es que se dice que tiene más gérmenes que un retrete. Y hasta casi más que un cubo de basura. Y todo apunta a que es cierto. Bien pensado, trabajamos lavando, cortando, escurriendo comida en el fregadero y muchos restos van irremediablemente a parar allí. Es cierto que debemos limpiar el fregadero más a menudo que el retrete. Eso no significa, no obstante, que no podamos mantener una higiene correcta y que nos vayan a atacar legiones de bacterias gritando “¡por Esparta!” nada más abrir el grifo.

fregadero de acero inoxidable de teka con un chorro de agua cayendo

Intenta mantener una limpieza periódica y adecuada en tu cocina. Y también, en la medida de lo posible, no obsesionarte con el uso de productos de limpieza que corresponden más a un laboratorio que a una cocina doméstica. Para tu tranquilidad, de todas formas, te diremos que tus manos tampoco están muy limpias que digamos. De tu Smartphone ya, ni hablamos, y bien que te lo apoyas en boca-oreja.

El agua del fregadero va al revés en Australia

Es uno de los mitos preferidos de todos los tiempos, eso de que en el hemisferio sur el agua va al revés en los desagües, incluyendo el fregadero. Lamentablemente, no hay pruebas que lo indiquen, ni efectos terrestres (a propósito del famoso Coriolis, relacionado con la rotación de la Tierra. Ahí es nada). Un desagüe es un desagüe aquí y en Canberra. Si el agua hace cosas raras, es más probable que se deba a inclinaciones del terreno o de la propia instalación. No obstante, hasta que tu cuñado no vaya a Nueva Zelanda y lo compruebe, no ganarás la discusión en la sobremesa del domingo. Y quizá, ni con esas.

Los posos de café desatascan el desagüe

fregadero atascado con comida

A pesar de que esto significa quitar la razón a un gran número de padres, utilizar los posos del café para desatascar el fregadero no es una buena idea. No hay evidencias de que funcione. De hecho, si el fregadero está ya algo atascado es muy probable que empeores la situación. Al final son residuos sólidos, aunque sean partículas pequeñas. La manera apropiada de deshacerse de los posos de café es tirarlos al contenedor orgánico o mejor: puedes arrojarlos al compost casero que prepares para reciclarlos de la mejor forma. Si el problema es que el desagüe no traga bien, hay otras soluciones.

Las pequeñas curiosidades del fregadero sirven para conocer un poco más de un elemento que damos por hecho en la cocina y que también tenemos que aprender a valorar —como lo de abrir un grifo y que salga agua potable de él. La magia. Así que escoge a tu compañero en la cocina con el mejor de los criterios y con todas las prestaciones que te apetezcan y puedas. Larga vida al fregadero.

 

 

Indicate in which country or region you are to see specific content. X