Seleccionar página

Trucos para ahorrar energía con el horno

El horno es uno de los electrodomésticos que más cancha nos va a dar en la cocina, en invierno o en verano. Es un aliado estupendo si tienes que controlar las calorías, porque hay un número infinito de recetas a preparar con poco aceite pero conservando el sabor y los nutrientes. En ocasiones, dudamos de usarlo porque desconocemos su consumo, aunque no es el electrodoméstico que más gasta en el hogar. Así que, como no está de más lograr una eficiencia energética en condiciones te contamos cómo ahorrar energía con el horno  y sacarle el máximo partido. 


Consejos para usar el horno y ahorrar energía

horno encendido con puerta cerrada e interior rojo

Apuntando algunos consejos, te contamos cómo ahorrar energía con el horno para que puedas sacarle provecho sin que tengas que ponerte a cocinar en tarifa de madrugada. Que no sea el consumo lo que te corte a usar el horno cuando quieras:


Verifica que su estado sea el adecuado

Los hornos se componen de muchas piezas para brindar altas prestaciones en la cocina. Así que es fundamental que estas se encuentren en el mejor estado posible para lograr un uso eficiente y el máximo rendimiento. No en plan «desmonta el horno hasta que encuentres qué falla», sino cosas más mundanas que puedes comprobar tú mismo sin problema. Por ejemplo, comprueba que cierra del todo y no se quedan aperturas, que el termostato que regula la temperatura está equilibrado y que el ventilador funciona perfectamente. Si ves algo que te escama, echa un ojo antes de que vaya a más, especialmente si el horno es nuevo porque para eso está la garantía.

asado perfecto horno


Aprovecha los diferentes niveles de las bandejas

Los hornos, desde los compactos a los más grandes, disponen de varias rendijas en los laterales, situadas a diferentes alturas, para que puedas colocar las bandejas. Los más innovadores, en vez de este sistema, utilizan raíles con bandejas correderas y pueden tener hasta cinco alturas, aún siendo hornos domésticos. De todas formas, en todos los casos, tendrás la opción de cocinar por lotes.

bandeja-vidrio-para-horno

Esto quiere decir que si, por ejemplo, tienes que cocinar un pollo y quieres hacer de guarnición verduras al horno, puedes utilizar toda la capacidad del horno al dividir los alimentos en la parte superior e inferior de la cavidad. Así, aprovecharás al máximo el espacio de tu aparato y ahorrarás energía. Tampoco lo satures o no trabajará como debe.

Mejor porciones o filetes finos

Al igual que a la hora de cocer verduras en las cocinas de gas siempre es preferible que las cortemos en trozos pequeños para que se cocinen antes, en los hornos ocurre lo mismo. Así que ten en cuenta que cuanto más pequeñas sean las porciones, menos tiempo requerirán para estar listas para comer.

chuletón brasa horno

Si, por ejemplo, vas a asar una dorada, pide en la pescadería que te la preparen a filetes finos. Esta forma también te ayudará a ahorrar energía al utilizar tu aparato.


No abras la puerta del aparato de forma constante

Que sí, que es muy tentador, pero no lo hagas. Mira a través del cristal, utiliza la luz interna para ver mejor, confía en los tiempos de cocción establecidos. Pero por favor, no abras y cierres la puerta cada dos por tres. Si lo haces, fomentas la pérdida de calor por lo que tu electrodoméstico requerirá más potencia para mantener la temperatura. Y tus repostería, además, se va a venir abajo, literalmente.

canelones calabacín


Tu amigo el calor residual

Como bien sabrás, cuando el horno ha cogido una temperatura alta, el calor se mantiene en su interior tras apagarlo. De hecho, casi todas las recetas saben más sabrosas cuando se dejan unos minutos en reposo antes de servir.

Aprovecha esta ventaja y, cuando queden más o menos 10 minutos para terminar la cocción, apágalo para beneficiarte de su calor residual. También puedes usarlo un poco de calienta platos en según qué circunstancias o para meter un poco de pan que se ha quedado algo duro: le dará un toque crujiente y calentito.

horno encendido con una pizza en el interior


Utiliza recipientes de barro o cerámica

Antiguamente, las abuelas siempre cocinaban en barro y, de hecho, a todos se nos hace la boca agua al ver esas bandejas de barro con —insertar aquí tu plato asado preferido de toda la vida. No dejes que caigan en desuso y apuesta por cocinar en este tipo de material, o bien en cerámica. Ambos requieren menos tiempo para alcanzar la temperatura que otros materiales y, además, reducen el tiempo de cocción. El vidrio como recipiente también nos vale.

calor-residual-horno

Inversión en tecnología

Está claro, no consume igual un horno de última generación que uno de hace 30 años. La eficiencia energética en los hornos de última generación, adecuados a las nuevas etiquetas, es una realidad. Si crees que a tu horno le ha llegado su hora, no lo pospongas más. El ahorro de energía con un electrodoméstico nuevo es palpable en la factura de la luz.

El horno es un excelente aliado en la cocina, sobre todo si tienes en cuenta un par de cosas a la hora de usarlo para sacarle el máximo provecho. Que el consumo de tu horno no sea un motivo para no utilizarlo, de verdad, porque no solo puedes ahorrar energía usándolo bien, también puedes ahorrar tiempo: preparas el alimento, programas y adelante, por lo que puedes hacer muchas cosas mientras el horno cocina. Ahora que además sabes cómo hacer un uso más eficiente, ¡a por el delantal!

Indicate in which country or region you are to see specific content.