Seleccionar página

Lavar a mano o en el lavavajillas: ¿qué es mejor?

Lavar los platos, en general, es una de las actividades cotidianas típica de cualquier hogar, incluso aunque no cocines en tu día a día en casa (cosa que esperamos que no suceda, dado nuestro amor a las recetas caseras). También está situada dentro del top 5 de actividades en el hogar con menos seguidores, junto con limpiar el baño, así que la invención y evolución del lavavajillas ha supuesto que se sitúe entre los electrodomésticos más amados del mercado. Pero persiste la pregunta ¿qué es mejor? ¿Lavar a mano o en el lavavajillas?

¿Qué opción es la mejor?

Como suele suceder, lavar a mano o en el lavavajillas depende de cada casa. Si apenas te tomas un café y una tostada por las mañanas, pasas la mayor parte del día fuera, y entre semana apenas ensucias tres o cuatro platos, no te compres un lavavajillas. Es probable que los platos se acumulen dentro sin ton ni son porque no llegues a llenarlo hasta que no pase una semana entera. Así que tira de estropajo y jabón.

no-seca-lavavajillas

Esto no significa que si vives solo o sola no tengas lavavajillas. A poco que cocines en casa y hagas dos comidas diarias, un lavavajillas te saca de más de un apuro y te ahorra tiempo. Hay modelos compactos preparados hasta para 6 cubiertos. En caso de que el espacio sea un problema, los modelos más pequeños se pueden instalar sobre una encimera y tienen muy buen rendimiento. También hay modelos específicos más estrechos, de 45 cm, por ejemplo, para esos huecos de medidas raras que a veces encontramos en las cocinas.

Si vives en un piso compartido, con otra persona o si eres una familia, por el amor de dios, cómprate un lavavajillas. Bueno, vale, vamos a dar un voto de confianza a los primeros días para repartir las tareas de la casa, pero si ves que transcurren las semanas y ahí nadie hace su parte de lavar los platos, de verdad, es una inversión que te va a ahorrar muchos quebraderos de cabeza.

Si lavas a mano los platos

mujer fregando un plato con un estropajo y espuma de jabón

Si tras analizar tus circunstancias lavas a mano los platos, o lo haces mientras decides si adquirir o no un lavavajillas, ten en cuenta algunos factores y estos consejos para ahorrar tiempo y dinero con el mejor resultado:

  • Tus instrumentos de trabajo básicos serán dos tipos de estropajo —uno tipo esponja con superficie más rugosa en uno de los lados, otro específico de aluminio para lavar superficies más duras, como sartenes—, jabón, ya sea solido o líquido, y una bayeta. No abuses del jabón, hay un paso muy pequeño entre usar la cantidad correcta y desperdiciarlo.
  • Cuando acabes de comer, acostúmbrate a dejar los platos y los utensilios de cocina dentro del fregadero con un poco de agua. Sabemos que da pereza, pero eso reblandecerá la suciedad notablemente. Esto te va a venir bien para lavar a mano o en el lavavajillas.
  • Eliminar la grasa. Tienes que fregar con agua caliente. Aunque las temperaturas que alcanza un lavavajillas para eliminar la suciedad y la grasa tú no las puedes conseguir lavando a mano. Lo que sí que puedes hacer es hechar un chorrito de lavaplatos o impregnar con jabón la superficie. Repártelo bien, por ejemplo, en el interior de una olla. Para cuando acabes de comer y te pongas a fregar, la grasa saldrá muchísimo mejor.
  • Ten previsto dónde vas a poner a secar los platos. La vajilla, cubiertos y menaje en general, han de estar boca abajo pero de manera que circule un mínimo de aire en el interior. De otra forma, cogen oler y pueden tardar eones en secarse. Hazte con un escurreplatos para colocar la vajilla si tu fregadero no lo tiene incorporado.
  • Intenta lavar primero aquello que sea de menor tamaño. Esto también ayudará a colocarlo luego para secar.

 

Cuidados y limpieza adicional

Es necesario que al terminar de fregar, también limpies la superficie del fregadero. Según tu modelo, se ensuciará más o menos. De igual forma, tienes que retirar los restos de comida que hayan quedado en el desagüe, salvo que tengas instalado un triturador, porque si no puedes acabar provocando un atasco.

fregadero atascado con comida

También hace falta que limpies bien y desinfectes estropajos y bayetas. Son una fuente importante de gérmenes y necesitan un cuidado extra. Y sí, el escurreplatos también se lava, aunque lo que pongas encima esté limpio.

Vajilla o utensilios delicados

Esta es una opción por la que quizá decidas tener lavavajillas pero también un estropajo cerca. Aunque los lavavajillas incluyen programas específicos para cuidar las vajillas y la cristalería más delicada, quizá prefieras hacerlo a mano. Por ejemplo, sacas una vez al año las copas que te regalaron tus abuelos y decides que corren menos riesgo en tus manos. Pues adelante con ello, asegúrate de ponerlos luego a secar en un lugar lejos de codazos y ya está.

para-que-sirve-sal-lavavajillas

Si usas lavavajillas

Se habla con frecuencia del ahorro de agua y energía (la tuya y la de la luz) que supone el uso del lavavajillas. Y la verdad es que podemos extender esta observación al tiempo.

Ahorro de agua

lavavajillas no desagua

Los lavavajillas, cada vez más, cuentan con prestaciones específicas para utilizar la cantidad de agua adecuada para cada lavado. Los sensores detectan el nivel de suciedad e incluso el número de elementos a limpiar dentro del lavavajillas para ajustar la cantidad de agua y jabón que necesitan. Los programas específicos ECO están preparados para hallar la justa proporción de tiempo y uso energético para optimizar el proceso. Usando el lavavajillas puedes llegar a ahorrar hasta 30 litros de agua al día, dependiendo de los hogares.

Pero tanto si lavas los platos a mano, por favor, cierra el grifo. No tengas el agua corriendo todo el rato mientras preparas qué lavar, enjabonas, comentas a tu pareja lo que te ha dicho un compañero de trabajo, etc. No es necesario y estás malgastando tus recursos y los de todos, sin paños calientes.

Ahorro de energía y tiempo

puerta lavavajillas entre abierta

Mientras tu lavavajillas trabaja por ti, esos 20 minutos mínimo que fácilmente dedicas al día te los puedes ahorrar para dedicarlos a otras cosas. Además, dado que según el modelo los lavavajillas son cada vez más silenciosos, no hay problema para ponerlos de noche, aprovechando las tarifas. Es probable que también sea al final del día cuando por fin puedes poner un poco de orden en tu cocina, así que un lavavajillas te puede regalar a esas horas un tiempo extra precioso.

Cuánto más eficiente a nivel energético sea tu lavavajillas, más visible será el ahorro en la factura de la luz. Y recuerda que, cuando lavas a mano, también consumes energía para calentar el agua.

Desinfección más eficiente, mejor higiene

lavavajillas no desagua

Como comentábamos, las temperaturas alcanzadas por el lavavajillas no puedes lograrlas tu lavando a mano, esto es una realidad. El agua más caliente es más eficiente para eliminar la suciedad, pero también los gérmenes y bacterias . La presión de los chorros también ayuda de manera más eficaz a que salga la suciedad.

Aprovecha bien tu lavavajillas

como elegir lavavajillas

Asegúrate de entender bien cada ciclo de lavado y los programas que ofrece tu lavavajillas. No siempre vas a necesitar poner el mismo y es una pena que no puedes optimizar su uso al máximo por no leer el manual de uso. Por supuesto, esto y su mantenimiento de vez en cuando, alargará la vida del electrodoméstico y hará que funcione mejor, porque un uso correcto de tu lavavajillas significar que estará contigo muchos años.

El secado además de los lavavajillas se produce dentro del propio electrodoméstico, sin ocupar más espacio de la cocina, y salen listos para volver a utilizarlos. La opción que mejor se ajusta a ti es la correcta, así que apunta lo que te encaje en tu hogar y decide si lavar a mano o en el lavavajillas según sea tu día a día.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X