Seleccionar página

7 consejos para hacer fritos saludables y freír sin aceite

2 junio, 2021

Ser adulto está lleno de responsabilidades que nadie te cuenta: ser presidente de la comunidad de vecinos, limpiar el bote sifónico, hacer la declaración de la renta, no comer hidratos por la noche… y sentirte culpable si comes algo frito. Como la vida tiene ya bastantes dramas, recopilamos una serie de consejos para que puedas freír sin aceite o al menos hacer fritos más saludables, y vuelvas a disfrutar de unas patatas fritas sin remordimientos.

El arte de freír

freír-patatas

Estamos de acuerdo: comer fritos no es un regalo para nuestro cuerpo por varias razones. El aceite muchas veces no está limpio, la temperatura es más alta de la que debería, un mal frito hace las digestiones pesadas y a la larga el sistema cardiovascular se resiente de manera dramática.

El porqué nos apasionan tanto los fritos y los rebozados es un misterio: esa sensación crujiente, ese sabor aderezado con especias, esas patatas fritas que nos recuerdan a la infancia… A ver, freír las cosas no es la única manera de disfrutar de la comida, pero tampoco tenemos por qué eliminar por completo esta forma de cocinado de nuestra dieta. Basta con ser conscientes de que las cosas evolucionan, y normalmente a nuestro favor. Y para eso estamos aquí, para contarte cómo no renunciar a los fritos:

Hazlo tú mismo

Esto es altamente recomendable. No significa que no pidas una de chopitos en un restaurante: si de manera ocasional surge, estupendo. Pero si quieres hacer una comida frita cada varios días, para deleite de niños y adultos, asegúrate de hacerla en casa. Así sabrás qué aceite utilizas, controlarás el cocinado, los ingredientes y podrás hacer deliciosas recetas caseras y conquistar el mundo con tus croquetas.

cómo-hacer-fritos-más-saludables

Usar aceite limpio

Con limpio no quiere decir que sea siempre recién sacado de la botella ¿es lo ideal y recomendable? Sí, sin duda. Sabiendo que es probable que esto no suceda en muchos hogares, cabe decir que el aceite de oliva puede usarse unas tres veces, depende de los restos que tenga. Por ejemplo, el aceite después de freír un huevo se considera muy «limpio». Si has frito pescado y con el mismo aceite quieres freír patatas, el futuro culinario pinta negro. En el caso del aceite de girasol unas dos veces ya está bien.

aceite-de-oliva

Cuando hablamos de la limpieza del aceite, no solo nos referimos a lo que se puede percibir a simple vista. Los procesos químicos resultantes de elevar la temperatura del aceite, la calidad del mismo, el tipo de alimento con el que está en contacto, etc. son factores a tener en cuenta. Trata de filtrar el aceite y no mezclar aceites de diferentes procedencias.

Cuando el aceite ya ha cumplido su misión, jubílalo reciclándolo de la manera más adecuada en un punto limpio o haciendo jabón con mucho, mucho cuidado.

Freír sin aceite

freír-sin-aceite

Es posible, y con resultados no solo dignos, sino crujientes y sin el inevitable acabado aceitoso pero jugoso: perfect combo. La posibilidad de freír sin aceite ya se encuentra en su etapa de perfeccionamiento en el nivel horno, con lo que además se logra disponer del resto de ventajas del electrodoméstico y así no hace falta tener un electrodoméstico destinado solo a ese fin. Esto influye en el espacio y en tu bolsillo. Emplear un horno para los fritos también significa que vas a limpiar menos, no nos vamos a engañar, y las dimensiones de la bandeja del horno permiten cocinar para más personas.

Por otro lado, cada vez están más extendidas como opción las freidoras sin aceite. En realidad se trata de freidoras que funcionan con aire, con un sistema parecido al horno de convección. Al existir en diferentes tamaños, pueden ser una opción para muchos hogares si son especialmente aficionados a los fritos y también son fans de mantener el colesterol a raya.

El horno como alternativa

Existen muchos alimentos pre-cocinados con opción de freír, pero también de hacer en el horno. La opción es mucho más saludable. El resultado varía y también dependerá naturalmente de tu horno y sus características para repartir el calor de manera uniforme.

hacer-fritos-en-el-horno

Si optas por cocinar unas patatas fritas o unos nuggets en un horno convencional, utilizarás menos aceite y bastará con que dejes espacio y controles las alturas para buscar el acabado crujiente, lo más parecido a freír. Y no tendrás que usar la tapa de la sartén como escudo ni harás ruidos graciosos como cuando fríes comida y te salpica el aceite (dejamos a tu elección si esto es un pro o un contra).

Temperatura en su punto

Si estás dispuesto a freír en sartén o freidora, bien, pero cuidado con quemar el aceite. Lo ideal es alcanzar los 180 °C como máximo, (dato fundamental: a unos 175-180 °C fríes croquetas, por ejemplo) y los 160 °C aproximadamente en el caso de las verduras. Un aceite demasiado caliente, además, puede significar que el alimento se haga por fuera rápidamente y no quede bien hecho por dentro. Para saber en la sartén si el aceite está listo, puedes usar un cachito de pan o un pincho o cuchara de madera. Si los introduces y se forman pequeñas burbujas alrededor, es la hora.

fritos-horno-como-hacerlos

Existen placas con funciones para controlar la temperatura idónea de los fritos y mantenerla, con lo que este problema estaría resuelto. Si fríes con freidora, igual, podrás controlar el calor en función de lo que vayas a cocinar.

Cuidar la sal

Los fritos y la comida procesada van muchas veces de la mano, aunque sea para consumir en casa. Este tipo de comida tiene muchos puntos negativos para nuestro organismo. Uno de ellos, inequívocamente, es el exceso de sal. No solo por el efecto directo al consumir el plato en sí, también porque nos acostumbra a una dieta de alimentos, en general, salados.

Modera el uso de la sal en tus comidas. Porque ahora puede parece algo anecdótico, pero en unos años, si no lo haces, puede ser que tengas que prescindir totalmente de ella. Así que igual merece la pena intentarlo. Por otro lado, a veces abusamos tanto de la sal, que el auténtico sabor del plato queda enmascarado. Y mira, de verdad que no merece la pena.

Elegir alimentos de calidad

boniato-airfry-horno

Como sucede siempre en la cocina, la materia prima marca la diferencia en el sabor y la salud. Siempre que puedas, elige alimentos frescos, de temporada, comprados en establecimientos de confianza. Freír no tiene por qué ser sinónimo de comida de poca calidad ni de recetas poco elaboradas. Contar con buenos ingredientes y un buen aceite puede hacer del frito todo un arte.

El amor al frito también es amor y ahora ya sabes cómo hacer una aproximación diferente para disfrutarlo sin tener luego remordimientos. Un consumo responsable y buscar las opciones que tienes cada vez más a mano te ayudarán a lograr ese resultado de frito sin tener que recurrir a usar aceite en abundancia, llevando una dieta equilibrada.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X