Seleccionar página

Platos fritos míticos que puedes hacer sin aceite

9 junio, 2021

Está claro que después de meses tan duros, vamos a aprovechar este año el sol y las calles con precaución pero también como nunca. Echando la vista atrás nos damos cuenta de que nos hemos movido poco y hemos descuidado nuestra dieta; echando la vista adelante, concretamente hacia el espejo, vemos que nos sobra alguna caloría —y menos mal que el espejo no refleja el colesterol en sangre. Para hacerte la transición a dietas más sanas menos dura, te proponemos no renunciar a los fritos pero empezar a verlos con otros ojos: porque sí se puede tener todo y hay que pensar a lo grande, te damos ideas de fritos sin aceite o más saludables y hablamos sin tapujos de qué fritos clásicos puedes hacer sin usar un bidón de aceite. Hasta croquetas, ahí es nada.

Freír sin aceite: esa contraposición de términos

boniato-airfry-horno

La técnica en sí de freír requiere aceite, y si ya es fritanga a lo verbena, requiere mucho. Así que lo que estamos buscando es obtener el resultado más parecido e incluso de igual sabor pero en versión saludable. Y si además podemos limpiar menos y que no nos huela la ropa a bar de los 80, todo son ventajas (naturalmente, huelga decir en esta página que eso no te pasaría con una campana estupenda, de las que, casualmente, tenemos muchas).

Pero dentro de ese cambio de técnica siempre hay líneas rojas (recetas) que nadie se atreve a cruzar (a hacer sin aceite). ¿Es realmente posible hacer unas croquetas que gusten hasta a tu abuela sin aceite? ¿Sabe el rebozado tan divino sin estar sumergido en grasa? ¡¿Pero cómo vas a comer unas patatas fritas sin freírlas, si lo dice hasta el nombre?! Nosotros decimos «sí se puede» y te contamos cómo:

Patatas fritas

freír-patatas

Hacer unas patatas fritas sin aceite parece una contradicción de términos, estamos de acuerdo. Pero la versión oil-free o poco oil sobre las patatas da resultados mucho mejores de los que cabría esperar, palabra. Y no hablamos solo de los obvios del proceso como que es más limpio si no hay aceite por delante. Pasarte a la opción freidora sin aire y horno te da resultados crujientes y conserva mejor el sabor de la patata. Es verdad que el horno en este sentido es más versátil porque te permite hacer más patatas de golpe. En ambos casos, controlas la temperatura que quieras para lograr el punto crujiente.

Otra posibilidad en hacerlas en el microondas, con un poco de aceite y cocinando cada tanda de 5 a 7 minutos. En este caso, suelen funcionar con las patatas cortadas en rodajas más o menos finas, con un resultado parecido a los snacks de patata o chips, fritos sin aceite listos para servir de complemento a cualquier plato.

Como desventaja general, depende del electrodoméstico que tengas, tendrás que darles la vuelta, a este y otros alimentos. Pero en versiones de horno más modernas, ni siquiera tendrás que hacerlo. Eso sí, ve perfeccionando la técnica con tu electrodoméstico para impedir que se queden revenidas (ya sabes, cuando después de cocinarse tienen más tendencia a quedarse blandurrias).

Croquetas de-lo-que-quieras

croquetas-fritas-sin-aceite

Hacer unas croquetas que ames con la fuerza de los mares y el ímpetu del viento es más fácil de lo que parece aunque no haya media botella de aceite que se interponga entre vosotros. Se suman además las ventajas que mencionamos con las patatas. Aquí sí que puedes añadir un poco de aceite porque para trabajar el tema jugosidad es bienvenido. Pero vamos, que ahí las dejas, 200 °C arriba y abajo en el horno, te pones tu temporizador, vuelves a echar un ojo y cuando menos te lo esperes están hechas. El sabor de los ingredientes se disfruta de otra manera, créenos, y no tendrás remordimientos croquetiles de queso, jamón y pollo. ¿Las quieres más crujientes todavía? Doble rebozado.

Rebozados y nuggets

comida-rebozada-y-crujiente sin aceite

Por sorprendente que parezca el pollo rebozado, ya sea en filetes o en tiras, da muy buen resultado en el horno, y lo decimos por experiencia. Lo mismo en el caso del pescado, y es que además aún hay muchos hogares donde comer pescado es un poco drama, casi tanto como a veces la verdura. Y el rebozado es un truco de diez, del que no se puede abusar pero que… funciona. Podemos aplicar esto también a los nuggets, otros clásicos fritos sin aceite que funcionan genial en el horno, ya sean precocinados o mejor, caseros con un plus saludable.

Coloca en la bandeja papel de horno, reparte con una brocha o similar un poco de aceite para manchar la superficie; a continuación, las piezas rebozadas, un poco de aceite por encima, de 175 °C a 200 °C dependiendo de tu horno y tendrás un rebozado crujiente y jugoso. El horno, recuerda, siempre precalentado.

cocinar-fritos-horno

Si tienes freidora de aire, aunque quizá te llevará más tiempo según el número de piezas para cocinar, o un horno con un sistema apropiado para estos menesteres, puedes prescindir totalmente del aceite. ¿Extra crujiente? Pues claro, añade unos copos de maíz o maíz tostado (quicos, vaya) al pan rallado.

Alitas de pollo

Quizá esta sea la versión menos polémica a la hora de pasarla a otro soporte que no sea sartén o freidora. Las alitas de pollo son un clásico universal y el horno propone opciones deliciosas. Así que hacer el cambio no te costará mucho, especialmente con la variedad de salsas que puedes probar cada vez. Más sanas e igual o más de apetitosas.¿Una versión aún más saludable? Eso está hecho: merece la pena probar la versión vegana del plato.

Empanadillas crujientes y doradas

empanadillas-sin-aceite

Otro de los platos que aguantan fenomenal el cambio de soporte. Bonito, carne, verdura… las empanadillas en el horno funcionan estupendamente. El proceso de elaboración es el mismo, solo que, a la hora de introducirlas en la bandeja del horno, basta con que las untemos con huevo batido con la ayuda de una brocha. El huevo ayuda a dorar la superficie, proporcionando un aspecto más apetecible. El acabado de las obleas es crujiente y el interior mantiene la jugosidad de los ingredientes. En un horno convencional a 200 °C suelen estar listas entre 15 y 20 minutos, aunque ya sabes, vigílalas que cada horno es un mundo.

Snacks: verduras chips y patatas

fritos-horno-como-hacerlos

Una forma sana, rápida y limpia de hacer snacks para cualquier ocasión es, sin duda, emplear el horno como sustituto de freidora o sartén. Las verduras, incluyendo las patatas, como comentábamos, quedan crujientes y sabrosas y lo único que hay que hacer es lavarlas, cortarlas en rodajas, sazonar y colocarlas en la bandeja de horno. En apenas media hora ya están listas para dippear.

Torrijas al horno

receta torrijas caseras

Toda una sorpresa pero sí, en nuestras opciones de fritos sin aceite nos permitimos incluir un postre como este. Las torrijas en el horno resultan más ligeras para cualquier hora del día y nos las podemos permitir dentro de una dieta que controle la ingesta de grasas. De nuevo, el huevo batido se encarga de dorar la superficie dotando a la receta de un acabado delicioso a la vista y al gusto. Los ingredientes de calidad terminan de bordar un sabor inconfundible y el almíbar nos ayuda a que no por ser al horno resulten menos jugosas.

Comer un poco mejor es un propósito que podemos adoptar en cualquier época del año. El verano siempre nos pide más agua y comidas ligeras en vez de platos copiosos así que puede ser el momento perfecto para dar el salto al lado saludable de la vida.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X