Seleccionar página

¿Qué es el flexitarianismo?

21 julio, 2021

Si te estás preguntando qué es el flexitarianismo (también llamado vegetarianismo ocasional), has de saber que es una dieta cada vez más popular que pretende reducir la huella de carbono y mejorar la salud con un régimen de alimentación con una gran ingesta de verdura y fruta.

Es decir, un flexitariano es un consumidor muy ocasional a la semana de productos como la carne o el pescado, basando su alimentación diaria en vegetales y legumbres. En este sentido, es importante recordar que no estamos ante un tipo de consumidor inusual: según un estudio sobre hábitos de consumo alimentario de 2017, un 6,3 % de la población en España, por ejemplo, se identificaba con este modo de vivir la alimentación.

hummus-de-remolacha

El aumento de la dieta flexitariana se debe a que la gente está adoptando un enfoque más sostenible. Por otro lado, también puede ser un modo de efectuar progresivamente la transición de la dieta omnívora, con un notable consumo de carne y productos animales, al vegetarianismo o incluso al veganismo.


¿Y qué come un flexitariano?

Para seguir esta dieta, primero se ha de elegir uno de los tres niveles flexitarianos: principiante, avanzado o experto. Se recomienda a los principiantes que empiecen evitando el consumo de carne durante 2 días a la semana o limitando la ingesta de esta o pescado a poco más de 700 gramos a la semana.

hamburguesa con sésamo

La semana de los flexitarianos avanzados implica 3 o 4 días sin carne y la limitación del consumo de carne a algo más de medio kilo. Por último, los flexitarianos expertos han de evitarla 5 días a la semana, consumiendo menos de 500 gramos. Como puedes comprobar, la carne adquiere un papel que puede ser más comparable al de un condimento o guarnición en lugar de ser el punto central de la comida.

El flexitarianismo puesto en números supone a lo largo del día 1500 a 1800 calorías repartidas en tres comidas y dos tentempiés, aproximadamente, basándose más en verduras, legumbres y semillas. Estas cantidades siempre a razón de otros factores importantes como tu género, estatura o condición física. Si estás hecho un Schwarzenegger, mejor repasa la adecuación de cantidades con tu nutricionista


Beneficios de la dieta flexitariana

La dieta flexitariana, bastante similar por cierto a la dieta mediterránea, ofrece beneficios directos para tu salud y para el medio ambiente. Te explicamos brevemente algunos de los más importantes.

Es más fácil de seguir que las dietas vegetarianas o veganas

fritters de calabacin en plato con tomate

Probablemente, una de la mejores características del flexitarianismo y realmente la que lo define, radica en una mayor facilidad a la hora de seguir la dieta respecto a lo que supone adoptar una vegetariana o vegana. Incluso en situaciones más de andar por casa, como eventos sociales tipo barbacoa con amigos o familia, puedes probar cosas diferentes sin estar sujeto únicamente la verdura y fruta. 


Reduce potencialmente el riesgo de ciertas patologías

Un estudio realizó un seguimiento de 45 000 adultos durante 11 años y descubrió que los vegetarianos tenían casi un tercio menos de riesgo de padecer enfermedades cardíacas que los no vegetarianos. Claramente, los resultados que versan sobre vegetarianos no se trasladan completamente a los flexitarianos, aunque cabría esperar los mismos beneficios en menor grado.

técnica escaldado verduras

También ayuda en otro tipo de patologías como las relacionadas con el azúcar. En general y como todos sabemos, consumir mucho de algo, bueno, bueno para la salud, no es… excepto quizá en el caso, precisamente, de los vegetales. Lo que no significa que no tengas a opción a algunas tentaciones en forma de chuletón de vez en cuando si no quieres hacerte vegetariano. 

Por otro lado, la dieta aboga por eliminar los alimentos ultraprocesados, los azúcares sin ton ni son y la comida rápida mala, lo que ayuda notablemente a reducir la obesidad y ayuda a prevenirla.


Más asequible

Las dietas flexitarianas no dependen de ingredientes especiales o difíciles de encontrar, ni de nada más caro que lo que se compra normalmente. Es probable que ahorres un poco de dinero al cambiar a una dieta flexitariana, porque estarás sustituyendo la parte más cara de la mayoría de las comidas por algo más asequible. Siendo el caso, como en otras ocasiones, te recomendamos que optes por productos de calidad y la compra en el mercado de toda la vida, también en el caso de la carne y el pescado.

tian verduras provenzal


Una forma de alimentación buena para el planeta

Es una manera de reducir la huella de carbono. Moderar el consumo de carne no significa acabar con él, ni tampoco en el caso del pescado. En este sentido, cambiar a una dieta flexitariana, proporciona beneficios para el medioambiente por las emisiones, el uso del agua en la cría de ganado excesiva, y la sobre explotación de terrenos para pasto, por ejemplo. Además, es un tipo de alimentación tradicional que propicia una mejor redistribución de los recursos. En definitiva, fomenta la sostenibilidad a muchos niveles.

Una dieta de todo para todos

Se trata de una dieta que puede implantarse en el hogar para todas las edades. Es equilibrada y hace hincapié en el mayor consumo de verdura y fruta, por lo que los beneficios serán para los más pequeños y para los más mayores. Por cierto, que en cuestión de semanas notarás sus efectos por dentro, pero también por fuera, como en el estado de tu piel o pelo. Acompañado de una buena hidratación, hace maravillas.

Adaptarse no requiere de grandes cambios

El flexitarianismo no requiere de muchos cambios en tu vida a nivel instrumental. No vas a tener que llevarte tu propia tupper a las comidas del domingo, ni cambiar tu manera de cocinar sustancialmente: puedes comer de todo y cocinado de mil formas sencillas y rápidas.

El flexitarianismo puede verse como una aproximación al vegetarianismo menos rigurosa o como un paso más en la ya mencionada dieta mediterránea o en darle la razón a tus padres por mucho que te cueste cuando te decían que tenías que comer más verdura y legumbre. Es, sin duda, es la alternativa perfecta para personas con conciencia medioambiental que no desean estar ancladas a un concepto.

Indicate in which country or region you are to see specific content. X